Bombardeo en Picado con el Ju 87 B-1 Stuka [Warbirds Blitzkrieg]

A principios de 2017 se ha publicado el segundo volumen de la serie Warbirds, un juego de combate táctico aéreo de cuyo primer volumen (Canvas Falcons) hay cumplida información en el blog, tanto la reseña como varios AARs en las secciones correspondientes.

Este segundo volumen está dedicado a las campañas de Polonia y Francia durante la segunda Guerra Mundial, y lleva por título Blitzkrieg. La página del producto se puede visitar a través de este enlace (Wardbirds Blitzkrieg).

El sistema de juego tiene la misma base del módulo anterior, aunque habrá una variación en la escala de espacio y velocidad. Lógicamente las aeronaves han sufrido una evolución considerable desde la Primera Guerra Mundial que se traduce en una mayor velocidad y potencia de fuego, entre otros aspectos, y esto debe verse reflejado en el juego.  El cambio de chip no es nada difícil, y uno se acostumbra ràpido a las nuevas prestaciones de los aviones y a las maniobras que pueden realizar.

De nuevo el producto se nos presenta en formato autoimprimible, con multitud de material (fichas, mapas, libro de reglas tácticas y operacionales y diversos libros de tablas para el juego, y un montón de escenarios así como el correspondiente módulo de vassal).

Para empezar a tomar contacto con este módulo decidí realizar una pequeña misión de entrenamiento con el Ju 87 Stuka, con una parte de vuelo y otra para practicar el procedimiento de bombardeo en picado. Pues bien, finalmente he intentado reproducir de la mejor manera posible el procedimiento real empleado por los pilotos del bombardero alemán a través del reglamento de este módulo.

El relato de la misión nos muestra la aproximación del avión hacia el objetivo, una estación de tren,

y el bombardeo del mismo.

El relato completo y detallado de la misión ha quedado bastante largo y  he preferido publicarlo directamente en un documento que se puede descargar desde el enlace siguiente,

AAR Bombardeo en Picado Ju 87 B-1 Stuka

Este a su vez contiene un enlace desde el que se puede descargar el registro de vuelo detallado de todos los turnos de la partida, y que ayuda a seguir todas las acciones con detalle

Espero que sea didàctico tanto para aquellos que poseen el juego, tanto un módulo como el otro, como para los que no, junto con los que barajan la posibilidad de adquirirlo.

 

Le Manoir [Lock ‘n Load Band of Heroes]

6 de Junio de 1944, 2 millas al suroeste de Neuville.
La compañía Able debe tomar una granja situada en las cercanías de un puente de vital importancia sobre el río Merderet.

Los norteamericanos desconocen la fuerza de los defensores del emplazamiento y se acercan desde tres puntos cardinales al objetivo.

Mientras tanto, los germanos continúan con sus rondas habituales y la vigilancia desde sus posiciones defensivas.

Los primeros avances por parte de los norteamericanos se producen desde el sur. A su vez el sargento Baumann se da cuenta que el emplazamiento de su MG crea un punto ciego en su campo de tiro; se deberá corregir la posición, aunque llevará su tiempo.

Los tres grupos de americanos se acercan a las posiciones del enemigo, que abre fuego desde el interior de la granja.
El teniente Plassmann dirige a los servidores de la MG42 que consiguen dejar fijado a un pelotón del grupo del capitán McCauley mientras intentaban emplazar una ametralladora del calibre .30 entre los árboles.

El teniente Clarkson y sus hombres se acercan por el lado noreste de la granja a través del bocage, evitando el fuego de una MG34 que dispara desde el piso superior del edificio.

El capitán Moore y el sargento Fury se sitúan en la arboleda al sur de la granja, preparándose para abrir fuego y asaltar al enemigo cuando sea posible.

La ametralladora emplazada en el piso superior de la granja abre fuego de nuevo sobre los hombres del teniente Clarkson mientras atravesaban unos campos de cultivo, desorganizándolos.

El sargento McCauley percibe movimiento en el campo de trigo al sur de su posición, pero no es capaz de identificar si realmente hay o no presencia enemiga.

El sargento Fury tampoco es capaz de identificar al sargento Baumann y el emplazamiento de su ametralladora. Así que ordena a un pelotón de sus hombres que se desplace hacia el flanco derecho de la casa, siendo estos objeto del fuego de la ametralladora alemana, que les causa diversas bajas.

Con la posición alemana descubierta, el capitán Moore ordena fuego de mortero sobre ella mientras manda al resto de sus hombres hostigarla con el fuego de sus armas ligeras. Los alemanes están bien protegidos y no sufren bajas.

La falta de coordinación entre los diversos grupos de norteamericanos hace que cesen momentáneamente las acciones ofensivas.

Este momento es aprovechado por el teniente Clarkson para reorganizar a sus hombres, aunque es batido de nuevo desde la granja. Esta vez los paracaidistas consiguen evitar el fuego enemigo.

El sargento McCauley no consigue identificar al enemigo que se esconde en el campo de trigo y manda a un pelotón a investigar. Este recibe fuego por parte del soldado Asier, aunque sin provocarle bajas.

Esta vez el sargento Fury consigue identificar la posición de Baumann entre los árboles y ordena nuevamente fuego de mortero, así como de la ametralladora del .30cal.
Los alemanes son muy duros y aguantan el castigo sin recibir daño.

Al norte del campo de trigo el soldado Hinshaw decide acercarse a la posición del enemigo para intentar asaltarlo en cuanto sea posible. El teniente Plassmann ordena a sus hombres no abrir fuego y quedarse atentos a otros posibles peligros.

Desde la posición de McCauley la unidad con la calibre .30 abre fuego sobre la posición de Asier en el campo de trigo, aunque sin éxito.

El teniente Clarkson y sus hombres avanzan para protegerse tras el denso bocage normando a la vez que abren fuego sobre la MG situada en el piso superior de la granja.

De nuevo los norteamericanos cesan en sus acciones durante unos instantes.

El soldado Asier aprovecha la ocasión para retirarse con precaución a través del campo de trigo en dirección a la granja. Hinshaw lo ve moverse y va tras él; Asier le dispara aunque sin acierto.

Ambos soldados se enzarzan en una lucha cuerpo a cuerpo en la que el alemán termina con la vida de su enemigo.

La ametralladora del piso superior sigue barriendo el campo cercano donde queda desorganizado un pelotón de hombres del teniente Clarkson. El otro pelotón se protege del fuego enemigo tras el bocage mientras dispara sobre la MG enemiga.

Un pelotón de paracaidistas se acerca a la granja desde el oeste, pero Plassmann resiste la tentación de abrir fuego con la MG, ya que todavía están bastante lejos.

El teniente Clarkson y el grupo que lo acompaña cruzan el bocage y se parapetan tras un cobertizo de jardín, apenas a unos metros del teniente Plassmann y sus hombres.

El sargento Fury intenta fijar la posición del sargento Baumann entre los árboles. Tras descubrirlo pide fuego de mortero sobre la posición enemiga.
El fuego de mortero no afecta a los alemanes y Fury decide hacer fuego de supresión con la ametralladora del calibre .30 mientras manda al médico a la posición de la escuadra que había sufrido bajas en campo abierto.
Los alemanes siguen aguantando la posición en los árboles con firmeza.

El capitán Moore junto con dos pelotones se lanza en dirección a la granja; hay que tomar la posición enemiga sin perder tiempo.
Esta vez la MG42 germana responde al movimiento enemigo, causando diversas bajas y desorganizando a los norteamericanos.

El capitán McCauley intenta descubrir la posición exacta de la MG del teniente Plassmann, aunque sin éxito. Los servidores de la cal.30 que le acompañan tampoco tienen suerte.

Desde el sur, más soldados del grupo de Moore se acercan a la granja.

El teniente Clarkson quiere ser decisivo y se apresta a asaltar la posición de Plassmann, que ordena abrir fuego para intentar frenar a los paracaidistas norteamericanos antes de que se les echen encima. El potente fuego de la MG42 hace que los americanos se queden a cubierto en sus posiciones, aunque desorganizados.

Parece que finalmente los norteamericanos han ido tomando la iniciativa, aunque de manera poco coordinada.
Todas la unidades que habían quedado desorganizadas se recuperan, y el teniente Clarkson aprovecha para tomar personalmente la BAR que llevaba el pelotón que lo acompaña.

Por parte de los alemanes, el sargento Baumann hace desmontar el emplazamiento de la MG en los árboles y toma él mismo el control de la ametralladora. Su intención es retirarse al interior de la granja para defenderse allí.

Uno de los pelotones al mando del capitán McCauley consigue entrar en el edificio sorteando el fuego de las ametralladoras enemigas. El soldado Asier se lanza en persecución de estos hombres, aunque es herido en el camino por las ráfagas de la ametralladora comandada por el sargento Fury.

El teniente Clarkson y sus hombres asaltan la posición del teniente Plassmann, acabando con los defensores germanos sin contemplaciones.

El sargento Baumann dispara sobre el capitán Moore y sus hombres, esta vez sin fortuna. El capitán McCauley y el resto de sus hombres avanzan hacia la granja, situándose cerca de la posición donde el soldado Asier ha sido herido.

El movimiento de tropas americanas continua al noreste de la granja, donde un pelotón de soldados sale del bocage. Los alemanes que acechan en el piso superior del edificio deciden no disparar.

Finalmente los paracaidistas de la 82 cejan en su empeño de asaltar la granja, ante lo que creen que es una oposición enemiga mucho mayor de lo que es en realidad.

Cuando se acercaba una posible victoria norteamericana, terminan los seis turnos del escenario. La mayoría de las unidades al sur de la granja no han podido actuar en este último turno debido al peculiar sistema de activaciones del escenario, decidido a través de una tirada de dados que indica el sector donde deben activarse las unidades americanas; cuando ya no hay unidades disponibles en ese sector finaliza el turno.

De todos modos, en un escenario tan corto y en el que además puede suceder que los turnos terminen abruptamente, el jugador americano no puede permitirse ni un solo segundo de duda, que es lo que ha sucedido en alguno de los primeros turnos de juego, y debe asaltar la posición enemiga con rapidez.

Curioso y tenso escenario que tiene una aproximación más compleja de lo que en un principio puede parecer.

pd: jugar con los X-Maps es toda una gozada…

Paths to Hell (War Storm Series) – [Compass Games]

Paths to Hell es el tercer título de la War Storm Series y nos lleva al Frente del Este durante el desarrollo de la Operación Barbarroja.
En el vídeo se muestran en detalle todos los componentes que incluye este título a la vez que se comentan las diversas mecánicas del sistema, así como las novedades del reglamento que se han incorporado al juego.

La Batalla del Estrecho de Dinamarca [Naval Thunder]

24 de Mayo de 1941

El Bismarck, acompañado por el Prinz Eugen, ha sido detectado intentando llegar al Atlántico para atacar las rutas de comercio aliadas. Se moviliza una gran fuerza naval para localizarlo y destruirlo, y tras ser avistado por unos cruceros de la Royal Navy, el Hood y el Prince of Wales se dirigen a interceptarlo.

Podemos ver las posiciones de los buques en liza, su dirección y la zona por donde deberán escapar los barcos alemanes para cumplir una de las condiciones de victoria del escenario.
La distancia a la que se encuentran es de aproximandamente unas 10 nm (20000 yds), y se mueven a una velocidad de 4 puntos para iniciar el escenario; la velocidad máxima de todos los buques es de 8, excepto el Prince of Wales, que la tiene de 7.
Los barcos de ambos bandos se mueven en formación de columna; en estas imágenes detalladas lo podemos apreciar.

Los barcos británicos siguen con rumbo de intercepción sobre sus enemigos cuando se disparan las primeras andanadas a larga distancia. El Bismarck consigue tres impactos sobre el Hood, que producen incendios y la destrucción de una batería de su armamento secundario de estribor.

Todos los buques aumentan su velocidad, con los germanos manteniendo el rumbo y los británicos rompiendo la formación y situándo su navegación paralela a la de sus enemigos.
Los barcos se han situado a una distancia donde el Prinz Eugen ya está en disposición de poder atacar a sus rivales con ciertas garantías con sus piezas de 203mm. En el intercambio de fuego subsiguiente, el Prinz Eugen consigue tres impactos sobre el Hood, aunque sin causarle daños críticos.
Daños que si le causan los otros tres impactos que recibe de las baterías del Bismarck, manteniendo los incendios y recibiendo daños en la sala de máquinas, lo que le producirá una pérdida de 2 puntos a su velocidad máxima, quedando esta en un máximo de 6.
El propio Bismarck es cañoneado por el Prince of Wales, resultando destruidas dos baterías de 105mm de su costado de babor.

La velocidad sigue aumentando y los barcos alemanes cambian su rumbo para dirigirse hacia su zona de escape; los británicos siguen manteniendo su misma trayectoria.
La puntería está del lado de los germanos, con el Bismarck impactando sobre el Prince of Wales y destruyendo una batería secundaria de estribor, y con el Prinz Eugen castigando de nuevo al Hood, aunque de nuevo sin provocarle daños de consideración.
Los equipos de control de daños del Hood todavía no pueden controlar los fuegos que se extienden por el buque inglés.

El Hood vira hacia el Nor-Noroeste para situarse en una trayectoria más perpendicular a la de los buques alemanes, mientras que el Prince of Wales sigue en rumbo Oeste.
El Bismarck y el Prince of Wales siguen intercambiando andanadas, con el buque británico perdiendo otra batería secundaria del costado de estribor, y con el alemán recibiendo un impacto cerca de la zona del timón, lo que le producirá problemas en la navegación.

Las baterías del Hood no consiguen fijar al Prinz Eugen, cuyos artilleros siguen haciendo blanco sobre el crucero inglés. Un impacto directo sobre el puente de mando provoca momentáneamente el caos en el Hood, aunque finalmente los equipos de control de daños se hacen con la situación consiguiendo incluso apagar los incendios que estaban dañando al barco de Su Majestad.

Los daños en el timón del Bismarck hacen que el buque alemán no tenga control sobre su rumbo y quede situado en dirección Sur-Sureste. Con todos los barcos cerrando sus distancias, el comandante del Prinz Eugen decide lanzarse a toda máquina sobre los barcos enemigos, para así distraer el fuego del Bismarck lo máximo posible mientras se resuelven sus problemas de timón, y para situarse a distancia de lanzar sus torpedos sobre el buque enemigo que tenga a tiro.

Con estos bruscos cambios de rumbo, el único que consigue un impacto es de nuevo el Prinz Eugen sobre el Hood, aunque sin penetrar el blindaje del crucero británico.
Por su parte el Prince of Wales sufre una incidencia mecánica en sus baterías principales, lo que le impide abrir fuego sobre sus enemigos.

Los barcos británicos y el Prinz Eugen mantienen sus respectivos rumbos, mientras que el Bismarck recupera el control sobre su timón y toma rumbo Este para situarse a distancia óptima de disparo de sus baterías principales sobre los ingleses e intentando que estos queden fuera de su mejor rango de disparo sobre el buque alemán (esta diferencia de distancia se reduce a algo más de 1000 yardas).

La maniobra surte su efecto, ya que el Prince of Wales es incapaz de hacer blanco sobre el Bismarck mientras que este obtiene cuatro impactos sobre el acorazado británico. Otra batería secundaria de estribor destruida y un impacto en el casco que provoca una inundación que daña alguno de los propulsores del barco británico; aunque se consigue contener la inundación, los daños en las máquinas hacen que el Prince of Wales pierda 1 punto de velocidad, quedando su máximo en 6.
El Prinz Eugen consigue dos impactos más sobre el Hood, que de nuevo no puede acertar al veloz buque alemán.

Mientras el Bismarck empieza a virar hacia el Sureste, los barcos ingleses maniobran para tener las mejores condiciones de fuego sobre al Prinz Eugen, ya que su proximidad se está convirtiendo en una amenaza seria.
Sendos impactos del Hood y el Prince of Wales le destrozan una de las baterías principales de proa y una batería secundaria de su costado de estribor.
La respuesta del buque alemán es una descarga sobre el Hood, consiguiendo cinco impactos con sus baterías principales.

El Bismarck ha quedado desatendido y puede disparar a placer sobre el Prince of Wales, consiguiendo dos impactos que destruyen también la última batería secundaria operativa del costado de estribor del barco inglés.

Los barcos británicos intentan maniobrar para alejarse del Prinz Eugen y de sus torpedos, aunque no con la suficiente celeridad.
El Prince of Wales y el Bismarck intercambian fuego, recibiendo varios impactos cada uno, y con el Prince of Wales sufriendo un nuevo problema mecánico que le impide disparar con todo su potencial sobre su enemigo. Aún así, el Bismarck pierde una batería secundaria de 105mm de estribor.

El Hood por su parte impacta sobre el Prinz Eugen con su armamento principal y secundario, destruyendo una batería secundaria de estribor al barco alemán. Este abre fuego con sus cañones, destruyendo también otra batería secundaria del buque inglés, y lanza tres torpedos de uno de sus montajes del lado de estribor.
Uno de los torpedos impacta sobre el Hood, aunque el blindaje del crucero británico consigue absorber la mayoría de la fuerza explosiva y evita daños críticos en su línea de flotación.

Mientras el Bismarck sigue a una distancia cómoda respecto a los buques ingleses, estos y el Prinz Eugen están en el epicentro de la acción. El crucero alemán se acerca a toda velocidad sobre el costado del Prince of Wales y lanza los torpedos del segundo montaje que tenía disponible en el lado de estribor.
Además de recibir algunos impactos de las baterías del Prinz Eugen, el Prince of Wales recibe el impacto de dos torpedos, uno de los cuales abre una brecha en el casco que provoca una vía de agua que los equipos de control de daños no pueden controlar y se convierte en una inundación mayor. El buque británico pierde un punto de velocidad debido a los daños.
Esta acción también le cuesta al Prinz Eugen su última batería secundaria operativa de estribor.

Por su parte el Hood es martilleado por el Bismarck, con cinco impactos de sus baterías principales y dos de las secundarias de 150mm, que destruyen dos baterías secundarias de estribor, una batería principal en la popa y provocan un incendio que finalmente se logra extinguir antes de que cause demasiado daño en la nave.

El Hood y el Prince of Wales viran a estribor para disminuir su distancia sobre los barcos alemanes e intentar infligirles el mayor daño posible con sus baterías operativas.
El único que consigue impactos es el Prince of Wales con sus baterías principales de proa sobre el Bismarck; impactos severos que destruyen una batería secundaria de 150mm y que dañan la sala de máquinas, con una pérdida de 2 puntos de velocidad para el buque alemán.
Las baterías de popa del Prince of Wales no consiguen acertar al Prinz Eugen, que respondiendo al fuego realiza varios impactos sobre el buque inglés.

La respuesta del Bismarck se centra sobre el ya maltrecho Hood, que recibe cuatro impactos más y pierde otra batería secundaria, esta vez de babor, declarándose un incendio que se empieza a extender de forma incontrolada por la nave.
En el Prince of Wales la brecha en el casco no se puede sellar, lo que conlleva más daños para el barco y la reducción de velocidad del mismo en otro punto (4 de velocidad máxima).

Los barcos británicos intentan a la desesperada ponerse fuera del alcance de los cañones enemigos, pero los graves daños sufridos no se lo permiten.
El Prince of Wales recibe dos impactos de las baterías principales del Bismarck que lo mandan al fondo del océano mientras que el Hood recibe dos impactos de sus baterías secundarias de 105mm.
Como respuesta, el Hood impacta dos veces sobre el Bismarck, causando un incendio y una pequeña brecha en el casco que los equipos de control de daños son incapaces de controlar.
En el Hood se consigue apagar el fuego que devoraba el buque; el viejo crucero aguanta a flote a duras penas.

Un último intercambio de disparos entre el Bismarck y el Hood manda a pique a este último. El Prinz Eugen se dirige hacia la zona de salida del escenario mientras en el Bismarck se consigue apagar el incendio pero no controlar todavía las vías de agua en el casco del buque.

Doce turnos de juego ha dado de si este escenario, con una clara victoria para el bando alemán, al haber sido hundidos el Hood y el Prince of Wales.
Aunque si se mira friamente, la victoria ha sido bastante pírrica. Con una vía de agua sin controlar y un 58% de daños en el Bismarck y un 46% de daños para el Prinz Eugen, el concurso en la guerra de estos dos buques se habrá acabado por una muy larga temporada si consiguen llegar a puerto…

Otro escenario clásico que ha sido también muy divertido de jugar con el reglamento Naval Thunder. Esta vez he elegido realizar las activaciones de movimiento a través de tirada de iniciativa; iniciativa que también determinaba el orden a la hora de abrir fuego, y que no tengo la sensación de que haya tenido un impacto determinante en el resultado del escenario en oposición a la variante de fuego simultáneo.
Quizá si se da un encuentro entre barcos de mayor entidad y destructores se pueda notar más, aunque un disparo afortunado siempre se puede dar…en fin, una opción más que nos da el reglamento para jugar las partidas a gusto y conveniencia de los participantes.