Enemy Coast Ahead : Operation Chastise ( XII )

02:00 horas

Antes de ser derribado McCarthy informó por radio del impacto que había conseguido en la presa de Lister. Desconociendo el Mando de Bombarderos el alcance de los daños en la instalación enemiga, intentan contactar con Gibson, que ya radió su éxito en el anterior objetivo y se dirige hacia la presa de Ennepe.

El intento de comunicar con Gibson no tiene éxito y este se dirige hacia su objetivo previsto sin sufrir ningún contratiempo durante la navegación.

A esa misma hora el Lancaster AJ-W pilotado por Munro pararece en Scampton con algunos daños. Era el último integrante de la cuarta oleada de bombarderos, y tras perderse mientras intentaba localizar su objetivo, finalmente consiguió volver a la base.

Tras evitar ser detectados por cazas nocturnos enemigos, Gibson y Maltby intentan adquirir su objetivo. Desafortunadamente no lo consiguen y se quedan sobrevolando la zona donde creen que se encuentra.

03:00 horas

Los dos Lancaster no pueden coordinarse correctamente en vuelo y quedan algo separados. Desde el Mando de Bombarderos intentan un nuevo contacto, que esta vez sí consiguen establecer; lamentablemente, los pilotos aliados no interpretan correctamente sus órdenes, poniendo rumbo hacia la presa de Henne.

Mientras navegan hacia su objetivo los dos aparatos se separan definitivamente, perdiendo totalmente el contacto visual.

Atacados por un potente fuego antiaéreo, Gibson acaba estrellado mientras intenta maniobrar para evitarlo. Maltby consigue salvar el pellejo, aunque su avión queda bastante maltrecho.

Maltby no consigue encontrar su objetivo y a las 04:00 horas decide poner rumbo a la base. Ya no queda ningún avión en disposición de ataque.

El destino de los aviones que quedaban en vuelo es el siguiente:

AJ-J (Maltby) – Regresa a Scampton con el avión dañado

AJ-P (Martin) – Regresa a Scampton con el avión dañado

AJ-L (Shannon) – Regresa a Scampton con el avión dañado

AJ-O (Townsend) – Regresa a Scampton con el avión dañado

AJ-S (Burpee) – Regresa a Scampton con el avión dañado

AJ-C (Ottley) – Regresa a Scampton con el avión en buenas condiciones

AJ-N (Knight) – Regresa a Scampton con el avión en buenas condiciones

AJ-Z (Maudslay) – Regresa a Scampton con el avión dañado

AJ-M (Hopgood) – Regresa a Scampton con el avión en buenas condiciones

AJ-H (Rice) – Regresa a Scampton con el avión en buenas condiciones

además del AJ-W (Munro) que había vuelto con daños, y del AJ-Y (Anderson) que vuelve indemne.

Los aparatos perdidos durante la misión son los AJ-E (Barlow), AJ-T (McCarthy), AJ-K (Byers) y AJ-G (Gibson).

Ya por la mañana, el reconocimiento aéreo enviado a los objetivos del ataque confirma las brechas en las presas de Möhne y Eder, y daños en la presa de Lister, aunque no los suficientes para abrir brecha.

Debriefing

5 Grupo de Bombarderos

Vamos a contemplar el impacto que ha tenido sobre el Grupo de Bombarderos la pérdida de tripulaciones a lo largo de la operación.

2 tripulaciones Veteranas y 2 Seasoned durante la misión; 1 Seasoned y 1 Green durante el entrenamiento así como 2 tripulantes de élite fallecidos, nos da un total de 15 puntos y este resultado.

Podemos ver que la efectividad del Grupo no ha quedado mermada, ganando 3 Puntos de Victoria.

Mando de Bombarderos

La evaluación del Mando de Bombarderos se basará en el número de bombarderos que no han regresado a casa – 4 en esta ocasión – contrapuesto al volumen de los embalses de las presas destruidas – 8 Möhne y 9 Eder -.

Esto nos da un valor de 13 (8+9-4), que el Mando considera como un éxito y que nos otorga 5 Puntos de Victoria más.

Ministerio de Producción Aérea

La valoración de este Ministerio se realizará en función de las presas destruidas y el volumen de los embalses de las mismas.

La destrucción de 2 presas con el volumen de sus embalses (8 y 9) se considera un éxito que nos otorga 6 Puntos de Victoria.

Valoración Política

Finalmente vamos a conocer la opinión del Gabinete de Guerra tras analizar los informes de la misión. Hasta el momento hemos totalizado 14 Puntos de Victoria.

Un éxito decisivo mucho mayor de lo esperado por el Mando de Bombarderos. Realmente es para estar muy satisfecho.

Se valora por parte del Mando la posibilidad de lanzar un nuevo raid pasadas 24 o 48 horas, y aunque se dispone de aviones y minas suficientes, las posibilidades de dañar las instalaciones ante el nivel de alerta del enemigo y la posibilidad de sufrir muchas más pérdidas de lo necesario, hacen que finalmente se desestime realizar esta nueva incursión.

Conclusiones

Es realmente en la campaña donde el juego luce con todo su esplendor. Todas las decisiones que tomamos en los turnos de planificación acaban teniendo un efecto sobre la fase de vuelo y de ataque.

En mi partida se ha notado la falta de niveles de entrenamiento en algunas ocasiones en que se hubieran necesitado para navegar mejor o realizar mejores aproximaciones y lanzamientos en las presas.

Pero esa falta de entrenamiento puede haber sido compensada por los puntos gastados en reconocimiento y en las mejoras de los aviones, y en obtener el Wallis Bonus (fundamental en la destrucción de la presa de Möhne).

Tener a todos los equipos de tierra disponibles ha permitido que las diferentes oleadas pudieran salir a la vez, pero al mismo tiempo nos ha supuesto un mayor gasto en recursos y un aumento del nivel de alerta del enemigo.

Estas y otras decisiones se podían haber tomado de maneras muy distintas, priorizando otros aspectos de la planificación de la misión, y seguro que hubieran afectado de otros modos a la realización de los ataques.

Tensión a raudales en todo momento, ver hasta que límite estamos dispuestos a tentar a la suerte, y una gran historia en cada partida es lo que nos ofrece este juego, que con algunas reglas opcionales publicadas por el diseñador, nos puede llegar a dar un nivel de rejugabilidad mucho más alto del que ya de por si nos presenta el juego, aunque no lo parezca.

Tras haber jugado los 10 escenarios que presenta el juego, sin lugar a dudas puedo decir que he quedado muy satisfecho con él y que me ha ofrecido mucho entretenimiento y diversión.

Espero que haya sido interesante.

Enemy Coast Ahead : Operation Chastise ( XI )

Ataque a la Presa de Lister

Los tres aparatos que han conseguido localizar la presa van a efectuar su entrada de manera descoordinada.

McCarthy lanza un abengala sobre el embalse para intentar favorecer la aproximación de sus hombres.

Será Barlow el primero en llegar a la zona de circulación lejana; Maudslay y McCarthy le seguirán varios minutos más tarde.

La visibilidad es buena y Barlow intenta realizar una primera aproximación, aunque su vector de entrada es pésimo.

El piloto australiano decide abortar su tentativa y regresar a la zona de circulación cercana, esperando una oportunidad más propicia.

Maudslay ya ha llegado a la zona de circulación lejana, y Barlow está a punto de iniciar otro descenso.

Esta vez la aproximación es correcta y el AJ-E entra con una buena velocidad y una altitud perfecta. La defensa antiaérea abre fuego e impacta sobre el avión de Barlow, que a pesar de los daños sigue con su aproximación hacia la presa.

El Lancaster no consigue corregir su velocidad, y ante el incesante fuego antiaéreo debe realizar una acción evasiva, perdiendo la altitud correcta en su aproximación.

El fuego del artillero del avión británico esta vez no causa daños a las defensas alemanas.

Ante las pocas perspectivas de éxito en el lanzamiento, Barlow decide regresar a la zona de circulación cercana, donde lanzará una bengala sobre el embalse y se unirá a Maudslay.

Es casi la 01:30 y la visibilidad en el embalse sigue siendo buena. McCarthy entra en la zona de circulación lejana, mientras que Barlow, escoltado por el avión de Maudslay, volverá a intentar el ataque a la presa.

El vector de entrada es bueno, y Barlow se sitúa en camino con buena altitud y mejor velocidad. Evitando la flak enemiga en primera instancia, los Lancaster siguen avanzando.

Maudslay se ve obligado a regresar a la zona de circulación cercana debido al fuego antiaéreo, al que no puede silenciar el artillero del avión de Barlow.

Situado en un buen curso, el Lancaster AJ-E lanza su mina.

Por muy poco esta no alcanza su objetivo. La explosión se produce cerca de la presa, pero no lo suficiente como para dañarla.

Al realizar la maniobra de salida tras soltar la mina, el avión de Barlow es alcanzado por el fuego de las defensas antiaéreas precipitándose hacia el suelo.

Solo los aparatos de McCarthy y Maudslay quedan en vuelo sobre el embalse. Será el segundo el que inicie un nuevo ataque, con su líder de formación como escolta.

La velocidad de aproximación es buena, pero el piloto británico entra con poca altitud.

El fuego de la defensa antiaérea daña el avión de Maudslay, aunque junto con McCarthy siguen avanzando hacia la presa.

Los dos aparatos consiguen evitar las nuevas descargas de fuego enemigo mientras Maudslay recupera algo de altitud.

El fuego de los aviones británicos consigue destruir una de las piezas antiaéreas alemanas justo en el momento en que se suelta la mina.

El lanzamiento tampoco es bueno esta vez; incluso se desvía más que el anterior.

Los dos Lancaster se reunen en la zona de circulación cercana y ante las protestas de Maudslay, que quiere escoltar a McCarthy durante su ataque a la presa, éste le ordena que se quede, realizando el ataque en solitario.

El avión de Maudslay está lo suficientemente dañado para caer si recibe algún impacto de las defensas que todavía quedan activas en la presa.

McCarthy inicia el descenso y se coloca a una altitud óptima, aunque bastante corto de velocidad. Evitando un ligero fuego antiaéreo enemigo, todavía podrá rectificar su maniobra mientras se acerca a la presa.

Al intentar evadir el fuego antiaéreo, el avión de McCarthy queda dañado y debe abandonar su intento de bombardeo, regresando la zona de circulación cercana.

Maudslay recibe la orden tajante de volver a la base ante lo que parece la presencia de un caza nocturno alemán en las inmediaciones.

McCarthy inicia una nueva pasada en dirección a la presa. La aproximación no es del todo buena, aunque el piloto norteamericano espera poder corregirla.

Sin que ninguno de los contendientes se cause daño en el intercambio de fuego que se produce, McCarthy llega al punto de suelta de la mina.

Esta vez la detonación se produce en el lugar adecuado.

Pero cuando el Lancaster intenta alejarse de la presa, es derribado por el fuego antiaéreo.

Continuará…

Enemy Coast Ahead : Operation Chastise ( X )

Ataque a la Presa de Eder

Gibson lanza una bengala sobre la zona de la presa para intentar que sus aviones realicen la aproximación de la mejor manera posible.

Será Hopgood el que se coloque el primero en la zona de aproximación lejana, con Maltby siguiéndole a unos pocos minutos. Gibson ha conseguido coordinarse con Rice, aunque todavía tardarán en llegar a la zona del embalse.

La visibilidad no es demasiado buena, y Hopgood decide navegar hasta la zona de circulación cercana a la espera de que llegue alguno de sus compañeros.

En estos minutos, el único hecho destacable es que parece haberse desvanecido la silueta de un caza nocturno alemán que se adivinaba en el horizonte.

Mientras Hopgood sigue volando en la zona de circulación cercana, Maltby hace su aparición en la zona de circulación lejana.

Hopgood lanza una bengala sobre el embalse mientras el avión de Maltby se acerca a su posición; en unos minutos pasarán a realizar su primera aproximación sobre la presa.

A las 01:16 horas Hopgood, escoltado por Maltby, se lanza sobre la presa de Eder.

La aproximación no es excesivamente adecuada, aunque hay espacio para realizar correcciones.

Los disparos de la defensa antiaérea hacen que Maltby deba apartarse de su trayectoria y volver a la zona de circulación, afortunadamente sin daños.

Hopgood continúa hacia adelante, aunque no consigue corregir su velocidad para realizar un lanzamiento certero. A pesar de ello, el artillero del AJ-M consigue silenciar a la defensa antiaérea alemana. Al menos los aviones británicos solo deberán preocuparse de los molestos reflectores que impiden apuntar correctamente al objetivo.

Mientras Hopgood se retira para intentar una nueva aproximación, Maltby lanza una nueva bengala sobre el embalse.

Parece que la visibilidad en la zona está mejorando algo y Hopgood y Maltby se lanzan de nuevo hacia el objetivo, con una muy mala aproximación esta vez. Mientras, Gibson y Rice llegan a la zona de circulación lejana.

Los dos aparatos siguen su camino hacia la presa sin corregir demasiado su trayectoria, y con la única preocupación de eliminar los focos enemigos, cosa que no consiguen por el momento.

Tras un último intento casi encima de la presa, esta vez sí con éxito, los dos aviones vuelven a la zona de circulación cercana donde se encontrarán ya con Gibson y Rice.

Gibson decide que sea el propio Rice el que inicie el siguiente descenso sobre la presa.

La aproximación inicial es muy buena, y el Lancaster continúa hacia su objetivo para intentar rectificar un poco su velocidad.

A pesar de no conseguirlo, Rice decide soltar la mina, ya que considera que las condiciones son más que favorables.

El lanzamiento es un éxito. La mina detona en la base de la presa, aunque los tripulantes de los bombarderos británicos deberán esperar a que se despeje el humo provocado por la explosión para ver el daño que ha sufrido la presa.

Además, el avión de Rice consigue sortear sin problemas el Michelskopf y retorna a la zona de circulación cercana.

La detonación ha dañado la presa, pero no lo suficiente como para abrir brecha. Habrá que conseguir al menos un nuevo impacto.

Hopgood lo intenta de nuevo, pero no realiza una aproximación nada buena, así que decide abortar la maniobra.

Gibson lanza una bengala sobre el embalse para ayudar a la aproximación mientras ordena a Rice que tome rumbo a la base.

Hopgood tiene una nueva oportunidad para el ataque, esta vez con un buen vector de aproximación. Una velocidad perfecta y una altitud mejorable son los parámetros del AJ-M en su camino a la presa.

Sin conseguir corregir la altitud, Hopgood se arriesga a lanzar la mina; tiene la confianza necesaria para pensar que dará en el blanco.

La mina empieza a rebotar sobre la superficie del embalse. Hay un momento en el que parece que se va a desviar de su trayectoria, pero finalmente se hunde pegada a la pared de la presa y detona.

Al dejar atrás la columna de humo y desechos provocada por la explosión, el piloto revoluciona al máximo sus motores y consigue también evitar la colina que esperaba en su trayectoria.

Mientras los pilotos están pendientes de evaluar los daños de la presa, un caza nocturno alemán hace acto de presencia en la lejanía.

Gibson y sus hombres pueden contemplar como una gran brecha se ha abierto en la presa, y miles de metros cúbicos de agua se escapan por ella.

Gibson, y Maltby que pilota el único avión de la primera oleada al que le queda una mina, vuelven a constituirse en un grupo de vuelo e intentarán llegar a la presa de Ennepe (su último objetivo). Hopgood emprende el camino de regreso a casa.

Continuará…

Enemy Coast Ahead : Operation Chastise ( IX )

01:00 horas

Los aviones de la cuarta oleada no consiguen reagruparse convenientemente para afrontar el último tramo de viaje hasta el objetivo, y mientras realizan este desplazamiento, el avión de Munro se separa de la formación debido a problemas de navegación.

Los aviones del primer grupo de vuelo tampoco están afortunados trazando su ruta y se descoordinan, perdiendo la formación correcta de vuelo.

Por otro lado, el avión AJ-Y de Anderson se pierde definitivamente sobre el Mar del Norte, e incapaz de fijar correctamente el rumbo a su objetivo, regresará a Scampton sin sufrir daños.

Al atravesar la cuenca del Wesser, el grupo de Gibson sufre un ligero fuego antiaéreo, que consigue evitar, aunque el propio avión de Gibson tiene un percance con unos cables eléctricos perdiendo su mina y sufriendo daños de diversa consideración en su aparato.

Al intentar evitar ser detectados por un Me-110 que ha sido avistado en las cercanías de su posición, otro avión (en este caso el de Maudslay) se separa del cuarto grupo de vuelo, dejando a solo dos aparatos formando la cuarta oleada.

A su vez, el avión de Munro se zafa de unos reflectores enemigos que escudriñaban el cielo, logrando mantener el rumbo correcto.

Todos los aviones que vuelan solos y los que permanecen en formación más o menos coordinada intentan localizar sus objetivos.

Todos los consiguen de manera descoordinada, a excepción de Munro, que se pierde momentáneamente.

De nuevo hay que tener en cuenta posibles sorpresas en los niveles de defensa de los objetivos,

Eder

Flak: nivel 1 (+1)

Focos: nivel 1 (+1)

Globos: nivel 0

Nivel de Agua: Lleno

Lister

Flak: nivel 2

Focos: nivel 0

Globos: nivel 0

Nivel de Agua: Lleno

Una pieza antiaérea y reflectores se han instalado en la presa de Eder tras el último reconocimiento, aunque esperamos que no supongan una amenaza muy seria para los bombarderos británicos. Las condiciones en la presa de Lister se mantienen inalteradas, con una sólida defensa antiaérea de nivel 2.

continuará…