The Road to Armageddon

20 de Mayo de 1985. Siria entra en la III Guerra Mundial.

Mediante incursiones de comandos sobre las posiciones defensivas israelíes en los Altos del Golán, apoyo aéreo a tierra masivo y oleadas de blindados, los sirios consiguen abrir una brecha y avanzar hasta el Valle de Hula y más alla´.

Al cabo de dos días, los israelíes consiguen restablecer la superioridad aérea y empiezan a contraatacar. El primer objetivo será el punto más meridional del avance sirio, la aldea de Midrach Oz, cerca de las ruinas de Megido, y el Grupo de Combate Azzan será el encargado de llevar a cabo la misión.

Los sirios defienden la posición con un batallón blindado al completo, mientras que los israelíes cuentan con tres secciones de carros Merkava y una sección de vehículos M113 equipados con morteros Soltam, apoyo aéreo, y misiones de artillería de alto explosivo y humo.

Los blindados sirios han tomado posiciones en las colinas y zonas escarpadas cerca de la aldea, intentando cubrir las rutas de aproximación del enemigo.

Los primeros sonidos que escuchan los soldados en el campo de batalla corresponden a las turbinas de un F-4E de la IAF que está buscando un objetivo enemigo sobre el que lanzar su carga de bombas.

El objetivo para su primera pasada será la sección de mando del 51 Batallón Blindado sirio. Pero cuando está a punto de soltar sus bombas, es barrido del cielo por una descarga de fuego de los vehículos Shilka de la sección antiaérea del Batallón.

 Esta acción supone una inyección de moral para los tripulantes de los carros sirios, y un eventual contratiempo para la fuerza de ataque hebrea, que ha empezado a avanzar desde el Este.

El grupo Azzan se ha dividido en dos, con una sección de carros y los Soltam tomando posiciones sobre terreno elevado al sur del valle, y dos secciones de Merkavas y el mando del grupo bordeando las colinas donde las tropas sirias están situadas.

Al cabo de unos minutos, una compañía de carros sirios se lanza al asalto sobre los vehículos israelíes que avanzan. Aprovechando la sorpresa y la confusión del momento, consiguen destruir a una sección de carros Merkava sin sufrir apenas daños.

De nuevo aparece sobre el campo de batalla otro caza Phantom, que está vez sí consigue realizar un ataque sobre unos T-72 sirios que se acercaban peligrosamente a la zona donde los carros hebreos supervivientes del combate anterior intentan reorganizarse.

A pesar de no provocar bajas entre los blindados sirios, el ataque desorganiza por completo su formación, lo que les puede tener fuera de juego un tiempo crucial.

Las unidades del Grupo Azzan que habían tomado posiciones al sur acuden en ayuda de sus compañeros, y gracias a la potencia de fuego de los Merkava, dos secciones completas de carros sirios son destruidas, mientras otras dos se ven obligadas a retirarse de la línea de visión de los carros hebreos ante la posibilidad de seguir el mismo camino.

 

Los blindados del Grupo Azzan se reagrupan y se situan en una posición elevada, desde donde pueden batir a algunos carros sirios que están situados en unas colinas en la lejanía.

Los vehículos que portan los morteros se sitúan en posiciones de retaguardia y a través de las coordenadas que les ofrece la sección de mando del grupo, intentan desorganizar a los blindados enemigos con fuego indirecto.

Lo que no se ha conseguido con fuego de mortero se consigue con fuego de obús. Una lluvia de proyectiles de alto explosivo cae en los aledaños de Midrach Oz, desorganizando a los blindados sirios y obligándoles a retirarse a posiciones defensivas dentro de la misma aldea.

El fuego de largo alcance de los Merkava termina con otra sección de T-72 sirios, y el comandante del Batallón decide guiar a otra compañía al aslto de las posiciones hebreas.

La lucha es muy dura, y a pesar de unas pérdidas muy graves, los blindados sirios consiguen destruir otra sección de carros Merkava.

Los elementos restantes del Grupo Azzan avanzan hacia su objetivo tras dar buena cuenta de algún T-72 que había salido indemne del enfrentamiento anterior.

Aunque las pérdidas israelíes han sido importantes, del Batallón de blindados sirio que defendía la aldea, apenas queda una compañía y su sección antiaérea. Este es el último obstáculo que queda para conquistar el objetivo.

El mando del Grupo Azzan pide a la artillería que lance humo a las afueras de Midrach Oz con el objetivo de cubrir su avance a posiciones más ventajosas para poder ejecutar un asalto a la población.

En su ruta de avance, los carros israelíes destruyen a otros T-72 que intentaban bloquear el camino de la aldea.

Una vez situados, intentan abrir fuego sobre las posiciones defensivas sirias en la población, aunque sin mucha suerte. Y precisamente son los sirios los que de nuevo se lanzan a un asalto desesperado sobre las posiciones hebreas.

En otro duro combate a corta distancia, las formaciones de ambos contendientes quedan desorganizadas. El que primero se pueda recuperar tiene más posibilidades de asestar el golpe definitivo.

Y son los sirios los que consiguen rehacerse primero, destruyendo a los carros hebreos que todavía estaban operativos.

Ante esta situación, la sección de morteros del Grupo Azzan no tiene otra opción más que retirarse y dar por terminada la operación, ya que serían un blanco demasiado fácil para los T-72 sirios que todavía están en pie.

Los restos del 51 Batallón Blindado sirio controlan la aldea de Midrach Oz.

El único consuelo que les queda a los supervivientes del Grupo Azzan es que los sirios no van a poder resitir otro asalto y que gracias a su sacrificio, la posición será retomada muy pronto.

Ya habrá tiempo más adelante para que el Grupo Azzan obtenga una victoria en el campo de batalla…