Operación MI [Kido Butai: Japan’s Carriers at Midway]

4 de Junio de 1942, 04:30 horas.

El Akagi, el Kaga, el Soryu i el Hiryu se dirigen a una zona próxima al Atolón de Midway. Su misión es destruir las instalaciones de la mencionada base norteamericana y a su vez, hundir a los portaaviones enemigos que puedan encontrar durante la operación.

Los portaaviones japoneses han configurado sus escuadrones de la siguiente manera:
Akagi: 2 formaciones euipadas con bombas y una con torpedos.
Kaga: 2 formaciones euipadas con bombas y una con torpedos.
Soryu: 1 formación equipada con bombas y una con torpedos.
Hiryu: 2 formaciones euipadas con bombas.

2 formaciones de cazas escoltarán a la primera oleada de bombarderos sobre Midway, una formación quedará protegiendo la flota como CAP y otra quedará en la cubierta de los portaaviones lista para despegar si es necesario acompañar a los torpederos en el caso que se descubran a los portaaviones enemigos.

Los japonenses ponen en vuelo sus escuadrones, tanto los de la formación de ataque, CAP y mandan aviones de reconocimiento para buscar a los portaaviones estadounidenses.

Los aviones de reconocimiento no reportan ningún contacto, y parece que tampoco los americanos se han percatado de la presencia de nuestra flota.

A las 05:30 todas las formaciones de combate se aproximan al área de Midway.

Los observadores de cubierta han visto lo que podría ser un hidroavión de reconocimiento americano. Se ha informado a los aparatos de la CAP, pero no han podido localizar a los intrusos. La posición de la flota podría estar comprometida.
En cambio, nuestros aparatos de reconocimiento siguen sin localizar a la flota enemiga.

Son las 06:30 y nuestra fuerza principal se lanzará sobre las instalaciones americanas. En este mismo instante, por precaución se decide lanzar al escuadrón de cazas que estaba preparado en la cubierta del Hiryu para que realice tareas de protección de la flota.

Parece que hemos cogido por sorpresa a los americanos, ya que no han aparecido cazas para defender el ataque a Midway. El fuego antiaéreo de la base tampoco tiene efecto sobre nuestros bombarderos.
La misión consigue dañar la base y destruir un escuadrón de bombarderos que estaban basados en tierra.

Todas las formaciones se dirigen sanas y salvas de vuelta a la flota.

De repente en el horizonte aparecen un escuadrón de torpederos americanos con escolta de cazas. Todos los aviones que estaban protegiendo la flota se enfrentan a la amenaza.

Los cazas norteamericanos son destruidos y los torpederos obligados a huir. La flota ha quedado a salvo esta vez.

A las 07:30 empiezan las maniobras de recuperación de las formaciones que habían realizado el bombardeo sobre Midway así como de los aviones que habían salido en misión CAP a las 04:30.
Estas operaciones son muy delicadas, y actualmente solo ha quedado un escuadrón de cazas para proteger una posible incursión del enemigo, y que además ha quedado a baja altura tras lidiar con los torpederos enemigos.

Seguimos sin recibir señales de los aviones de reconocimiento, cuando de nuevo, un solitario escuadrón de torpederos aparece sobre la flota. Los aviones en CAP pueden interceptarlo, afortunadamente, y hacerlo huir.

Son las 08:30 de la mañana y a bordo de los cuatro portaaviones hay una actividad frenética. Se ha recuperado al último escuadrón que realizaba tareas de protección, mientras se reabastece a todas las demás formaciones y se suben a cubierta para preparar de nuevo su lanzamiento.
Se han recibido ya dos ataques por parte de las fuerzas estadounidenses, aunque de baja intensidad. El mando de la flota decide equipar a más formaciones con torpedos, ya que se espera detectar en breve a los barcos enemigos.
De todos modos, se lanzarán tres escuadrones equipados con bombas y una escolta ligera para terminar el trabajo en el atolón de Midway.

Afortunadamente, no aparece ningún avión estadounidense en el horizonte.

A las 09:30 y con todo preparado ya, se lanzan los 3 escuadrones de bombarderos y el de escolta que se van a dirigir hacia Midway. También se hace despegar a otros dos escuadrones de cazas en misión CAP. El escuadrón a bordo del Hiryu queda en reserva.

El mando de la flota se empieza a desesperar ante la incapacidad de encontrar a los portaaviones norteamericanos.
Y sin más novedades, los bombarderos llegan a la zona de Midway.

No hay señales de la flota americana ni de sus aparatos, y a las 11:30 empieza el bombardeo sobre Midway.
No hay aviones defendiendo las instalaciones, y el fuego antiaéreo es inefectivo. El acierto en el bombardeo tampoco es excesivo, y la misión termina si causar ningún daño de consideración.

Los bombarderos regresan a sus portaaviones mientras dos escuadrones de bombarderos en picado norteamericanos fuertemente escoltados se acercan a la flota.

La CAP consigue derribar a un escuadrón de cazas de escolta, pero los bombarderos llegan sobre su objetivo evitando también las defensas antiaéreas.
El Kaga maniobra desesperadamente para evitar los impactos de la bombas mientras que el Akagi no tiene tanta suerte y sufre impactos que le causan severos daños. Dos escuadrones completos de torpederos que estaban en cubierta son destruidos.
Los equipos de control de daños deberán trabajar lo más rápidamente posible para despejar la cubierta de los restos de los aviones destruidos, ya que hay que intentar recuperar a los bombarderos y cazas que están llegando y a los que apenas les queda combustible.

A las 12:30 se decide lanzar a la escuadrilla de cazas del Hiryu para que proteja a la flota mientras se recuperan a todos los aviones que han llegado.
Todavía no hay noticias de los portaaviones americanos y se decide lanzar algún avión de reconocimiento más para intentar localizarlos.

De repente el cielo se puebla de aviones enemigos. Seis formaciones de bombarderos en picado se lanzan sobre la flota japonesa; aunque no llevan escolta de cazas, la defensa que se les opone es muy pequeña, y aunque una de las escuadrillas de bombarderos es derribada, el resto supera la defensa y ataca a los buques nipones.

Esta vez es el Soryu el que sufre los peores daños, con la pérdida de dos escuadrones de bombarderos, así como severos daños en las cubiertas del buque.

A las 13:30 se disponen los aviones que todavía están operativos para las salidas que tendrán lugar en las siguientes horas. Ante la imposibilidad de atacar a los portaaviones enemigos se decide volver a intentar el bombardeo de la base de Midway. De nuevo se preparan 3 escuadrillas de bombarderos y una de cazas de escolta.
El resto de aviones equipará torpedos, quedando dos grupos de cazas, de los cuales uno saldrá en tareas de CAP.

De nuevo aparecen dos escuadrillas de bombarderos en picado norteamericanos.

Esta vez ni la CAP ni la defensa antiaérea consiguen derribar a ninguno de los enemigos, que se lanzan sobre el Akagi y el Kaga. El Kaga es el buque que resulta dañado en este ataque, perdiendo a dos grupos de cazas que estaban en cubierta listos para despegar.

La capacidad defensiva de la flota se ha visto severamente mermada, y a las 14:30 se opta por enviar a los bombarderos sin escolta para atacar Midway. Si la suerte está con ellos, posiblemente no encontrarán defensas de importancia.

Los bombarderos japonenses llegan sin incidencias a Midway y la flota intenta recuperar sus buques de los daños ocasionados por el enemigo, que en esta ocasión no aparece. La flota enemiga debe estar reacondicionando a sus aparatos para intentar dar el golpe de gracia a la flota japonesa…

A las 16:30 se produce el ataque sobre Midway, al que no responden cazas enemigos. Una de las formaciones japonesas debe retirarse ante el fuego antiaéreo de la base, y las otras dos tampoco consiguen causar daños críticos en las instalaciones. Se ha perdido una nueva oportunidad de terminar con la base norteamericana.

Sigue sin haber noticias de los buques estadounidenses, que parece que tampoco han lanzado más misiones contra la flota nipona.

A las 17:30 se recuperan los bombarderos que vienen de Midway, y se prepara a un escuadrón de cazas para que despegue en cuanto las cubiertas estén disponibles. No hay mayor actividad enemiga durante este tiempo.

Son las 18:30 y toda la actividad de la flota japonesa se centra en las reparaciones y la protección de los buques. Ya no hay suficientes horas de luz para poder mandar una nueva misión de bombardeo sobre Midway, y en el caso que se localizara a la flota enemiga tampoco se podría realizar ningún ataque con garantías.
Dos escuadrones de cazas protegen la flota ante ,de momento, ninguna presencia enemiga.

El Akagi recupera a sus cazas, faltos ya de combustible, mientras la flota japonesa empieza a virar rumbo a puerto. Pero cuando parecía que toda la acción del día había terminado, tres escuadrones de torpederos norteamericanos escoltados por un grupo de cazas realizarán una nueva incursión sobre los buques japoneses.

La escolta norteamericana se enzarza en un combate con la CAP japonesa, lo que permite a los torpederos llegar a sus objetivos. Evitando el fuego antiaéreo nipón, sueltan sus torpedos, hiriendo de muerte al Akagi y el Kaga, que se hunden junto a la dotación de aviones que transportaban.
Justo antes de que anochezca, el Hiryu, único buque intacto de la flota, recupera a sus cazas.

La misión de la flota japonesa ha sido un fracaso, y ha terminado con dos portaaviones hundidos, uno de dañado, la flota enemiga sin localizar y con la base de Midway todavía operativa.
Vamos a ver como ha quedado el resultado en cuanto a puntos de victoria.

Los japoneses ganan 1 punto por escuadrones enemigos destruidos. Los americanos ganan 3 puntos por escuadrones enemigos destruidos, un punto por el portaaviones enemigo dañado y 6 puntos por el hundimiento del Akagi y el Kaga.
Con una diferencia de 7 puntos de victoria a favor de los norteamericanos, el escenario termina con una derrota mayor del bando japonés.

Ha sido una partida divertida, con un susto mayúsculo cuando han aparecido los bombarderos americanos a mitad del escenario, pero que se ha podido salvar, para que en el último turno los torpederos dieran el golpe de gracia a la formación japonesa.
La lástima ha sido que los americanos han detectado muy pronto a mi flota y yo no he conseguido un seis en la fase de detección durante toda la partida, amén de la no finalización del bombardeo sobre Midway.
En cuanto a gestión de los escuadrones y de la CAP, creo que no lo he hecho mal del todo, pero igual se podría mejorar el timing…hay que tener en cuenta que en un turno solo se permite o lanzar o recuperar aviones, y si te despistas puedes acabar con alguna escuadrilla en el agua por falta de combustible.

Lo dicho, juego entretenido para hacer algunas partiditas de tanto en tanto, y que con la extración de las fichas americanas de sendas tazas le da una buena dosis de suspense.

Anuncios

Bombardeo en Picado con el Ju 87 B-1 Stuka [Warbirds Blitzkrieg]

A principios de 2017 se ha publicado el segundo volumen de la serie Warbirds, un juego de combate táctico aéreo de cuyo primer volumen (Canvas Falcons) hay cumplida información en el blog, tanto la reseña como varios AARs en las secciones correspondientes.

Este segundo volumen está dedicado a las campañas de Polonia y Francia durante la segunda Guerra Mundial, y lleva por título Blitzkrieg. La página del producto se puede visitar a través de este enlace (Wardbirds Blitzkrieg).

El sistema de juego tiene la misma base del módulo anterior, aunque habrá una variación en la escala de espacio y velocidad. Lógicamente las aeronaves han sufrido una evolución considerable desde la Primera Guerra Mundial que se traduce en una mayor velocidad y potencia de fuego, entre otros aspectos, y esto debe verse reflejado en el juego.  El cambio de chip no es nada difícil, y uno se acostumbra ràpido a las nuevas prestaciones de los aviones y a las maniobras que pueden realizar.

De nuevo el producto se nos presenta en formato autoimprimible, con multitud de material (fichas, mapas, libro de reglas tácticas y operacionales y diversos libros de tablas para el juego, y un montón de escenarios así como el correspondiente módulo de vassal).

Para empezar a tomar contacto con este módulo decidí realizar una pequeña misión de entrenamiento con el Ju 87 Stuka, con una parte de vuelo y otra para practicar el procedimiento de bombardeo en picado. Pues bien, finalmente he intentado reproducir de la mejor manera posible el procedimiento real empleado por los pilotos del bombardero alemán a través del reglamento de este módulo.

El relato de la misión nos muestra la aproximación del avión hacia el objetivo, una estación de tren,

y el bombardeo del mismo.

El relato completo y detallado de la misión ha quedado bastante largo y  he preferido publicarlo directamente en un documento que se puede descargar desde el enlace siguiente,

AAR Bombardeo en Picado Ju 87 B-1 Stuka

Este a su vez contiene un enlace desde el que se puede descargar el registro de vuelo detallado de todos los turnos de la partida, y que ayuda a seguir todas las acciones con detalle

Espero que sea didàctico tanto para aquellos que poseen el juego, tanto un módulo como el otro, como para los que no, junto con los que barajan la posibilidad de adquirirlo.

 

Le Manoir [Lock ‘n Load Band of Heroes]

6 de Junio de 1944, 2 millas al suroeste de Neuville.
La compañía Able debe tomar una granja situada en las cercanías de un puente de vital importancia sobre el río Merderet.

Los norteamericanos desconocen la fuerza de los defensores del emplazamiento y se acercan desde tres puntos cardinales al objetivo.

Mientras tanto, los germanos continúan con sus rondas habituales y la vigilancia desde sus posiciones defensivas.

Los primeros avances por parte de los norteamericanos se producen desde el sur. A su vez el sargento Baumann se da cuenta que el emplazamiento de su MG crea un punto ciego en su campo de tiro; se deberá corregir la posición, aunque llevará su tiempo.

Los tres grupos de americanos se acercan a las posiciones del enemigo, que abre fuego desde el interior de la granja.
El teniente Plassmann dirige a los servidores de la MG42 que consiguen dejar fijado a un pelotón del grupo del capitán McCauley mientras intentaban emplazar una ametralladora del calibre .30 entre los árboles.

El teniente Clarkson y sus hombres se acercan por el lado noreste de la granja a través del bocage, evitando el fuego de una MG34 que dispara desde el piso superior del edificio.

El capitán Moore y el sargento Fury se sitúan en la arboleda al sur de la granja, preparándose para abrir fuego y asaltar al enemigo cuando sea posible.

La ametralladora emplazada en el piso superior de la granja abre fuego de nuevo sobre los hombres del teniente Clarkson mientras atravesaban unos campos de cultivo, desorganizándolos.

El sargento McCauley percibe movimiento en el campo de trigo al sur de su posición, pero no es capaz de identificar si realmente hay o no presencia enemiga.

El sargento Fury tampoco es capaz de identificar al sargento Baumann y el emplazamiento de su ametralladora. Así que ordena a un pelotón de sus hombres que se desplace hacia el flanco derecho de la casa, siendo estos objeto del fuego de la ametralladora alemana, que les causa diversas bajas.

Con la posición alemana descubierta, el capitán Moore ordena fuego de mortero sobre ella mientras manda al resto de sus hombres hostigarla con el fuego de sus armas ligeras. Los alemanes están bien protegidos y no sufren bajas.

La falta de coordinación entre los diversos grupos de norteamericanos hace que cesen momentáneamente las acciones ofensivas.

Este momento es aprovechado por el teniente Clarkson para reorganizar a sus hombres, aunque es batido de nuevo desde la granja. Esta vez los paracaidistas consiguen evitar el fuego enemigo.

El sargento McCauley no consigue identificar al enemigo que se esconde en el campo de trigo y manda a un pelotón a investigar. Este recibe fuego por parte del soldado Asier, aunque sin provocarle bajas.

Esta vez el sargento Fury consigue identificar la posición de Baumann entre los árboles y ordena nuevamente fuego de mortero, así como de la ametralladora del .30cal.
Los alemanes son muy duros y aguantan el castigo sin recibir daño.

Al norte del campo de trigo el soldado Hinshaw decide acercarse a la posición del enemigo para intentar asaltarlo en cuanto sea posible. El teniente Plassmann ordena a sus hombres no abrir fuego y quedarse atentos a otros posibles peligros.

Desde la posición de McCauley la unidad con la calibre .30 abre fuego sobre la posición de Asier en el campo de trigo, aunque sin éxito.

El teniente Clarkson y sus hombres avanzan para protegerse tras el denso bocage normando a la vez que abren fuego sobre la MG situada en el piso superior de la granja.

De nuevo los norteamericanos cesan en sus acciones durante unos instantes.

El soldado Asier aprovecha la ocasión para retirarse con precaución a través del campo de trigo en dirección a la granja. Hinshaw lo ve moverse y va tras él; Asier le dispara aunque sin acierto.

Ambos soldados se enzarzan en una lucha cuerpo a cuerpo en la que el alemán termina con la vida de su enemigo.

La ametralladora del piso superior sigue barriendo el campo cercano donde queda desorganizado un pelotón de hombres del teniente Clarkson. El otro pelotón se protege del fuego enemigo tras el bocage mientras dispara sobre la MG enemiga.

Un pelotón de paracaidistas se acerca a la granja desde el oeste, pero Plassmann resiste la tentación de abrir fuego con la MG, ya que todavía están bastante lejos.

El teniente Clarkson y el grupo que lo acompaña cruzan el bocage y se parapetan tras un cobertizo de jardín, apenas a unos metros del teniente Plassmann y sus hombres.

El sargento Fury intenta fijar la posición del sargento Baumann entre los árboles. Tras descubrirlo pide fuego de mortero sobre la posición enemiga.
El fuego de mortero no afecta a los alemanes y Fury decide hacer fuego de supresión con la ametralladora del calibre .30 mientras manda al médico a la posición de la escuadra que había sufrido bajas en campo abierto.
Los alemanes siguen aguantando la posición en los árboles con firmeza.

El capitán Moore junto con dos pelotones se lanza en dirección a la granja; hay que tomar la posición enemiga sin perder tiempo.
Esta vez la MG42 germana responde al movimiento enemigo, causando diversas bajas y desorganizando a los norteamericanos.

El capitán McCauley intenta descubrir la posición exacta de la MG del teniente Plassmann, aunque sin éxito. Los servidores de la cal.30 que le acompañan tampoco tienen suerte.

Desde el sur, más soldados del grupo de Moore se acercan a la granja.

El teniente Clarkson quiere ser decisivo y se apresta a asaltar la posición de Plassmann, que ordena abrir fuego para intentar frenar a los paracaidistas norteamericanos antes de que se les echen encima. El potente fuego de la MG42 hace que los americanos se queden a cubierto en sus posiciones, aunque desorganizados.

Parece que finalmente los norteamericanos han ido tomando la iniciativa, aunque de manera poco coordinada.
Todas la unidades que habían quedado desorganizadas se recuperan, y el teniente Clarkson aprovecha para tomar personalmente la BAR que llevaba el pelotón que lo acompaña.

Por parte de los alemanes, el sargento Baumann hace desmontar el emplazamiento de la MG en los árboles y toma él mismo el control de la ametralladora. Su intención es retirarse al interior de la granja para defenderse allí.

Uno de los pelotones al mando del capitán McCauley consigue entrar en el edificio sorteando el fuego de las ametralladoras enemigas. El soldado Asier se lanza en persecución de estos hombres, aunque es herido en el camino por las ráfagas de la ametralladora comandada por el sargento Fury.

El teniente Clarkson y sus hombres asaltan la posición del teniente Plassmann, acabando con los defensores germanos sin contemplaciones.

El sargento Baumann dispara sobre el capitán Moore y sus hombres, esta vez sin fortuna. El capitán McCauley y el resto de sus hombres avanzan hacia la granja, situándose cerca de la posición donde el soldado Asier ha sido herido.

El movimiento de tropas americanas continua al noreste de la granja, donde un pelotón de soldados sale del bocage. Los alemanes que acechan en el piso superior del edificio deciden no disparar.

Finalmente los paracaidistas de la 82 cejan en su empeño de asaltar la granja, ante lo que creen que es una oposición enemiga mucho mayor de lo que es en realidad.

Cuando se acercaba una posible victoria norteamericana, terminan los seis turnos del escenario. La mayoría de las unidades al sur de la granja no han podido actuar en este último turno debido al peculiar sistema de activaciones del escenario, decidido a través de una tirada de dados que indica el sector donde deben activarse las unidades americanas; cuando ya no hay unidades disponibles en ese sector finaliza el turno.

De todos modos, en un escenario tan corto y en el que además puede suceder que los turnos terminen abruptamente, el jugador americano no puede permitirse ni un solo segundo de duda, que es lo que ha sucedido en alguno de los primeros turnos de juego, y debe asaltar la posición enemiga con rapidez.

Curioso y tenso escenario que tiene una aproximación más compleja de lo que en un principio puede parecer.

pd: jugar con los X-Maps es toda una gozada…