Game Over [Lock ‘n Load Days of Villainy]

En las cercanías de Sirte (Libia), 20 de Octubre de 2011.

Un dron Predator localiza un convoy de más de 20 vehículos que intenta dejar la ciudad. Identificado como perteneciente a las fuerzas pro Gaddafi, se convierte en un objetivo.
El dron lanza unos misiles Hellfire sobre el convoy, y cuando este intenta reagruparse, dos Mirage pertenecientes a la Fuerza Aérea Francesa lo bombardean.
El ataque llama la atención de las tropas del Consejo para la Transición Nacional que operan en el sector, especialmente de los “Tigres de Katiba” llegados desde Misrata.
El enfrentamiento en tierra se desata.

Las tropas lealistas se han guarnecido en varias edificaciones dispersas por la zona. Algunos elementos del CTN están observando a la espera de refuerzos.

Diversos grupos de hombres se acercan a las posiciones de las tropas lealistas, que abren fuego desorganizando a varios de los elementos atacantes.

Uno de los todoterreno de los “Tigres” intenta situarse en una buena posición de disparo cuando desde una de las casas cercanas suena el fuego de una ametralladora.
Las ráfagas de los lealistas hacen que el vehículo sufra algunos daños y no pueda estabilizarse para disparar.

Se produce algún otro movimiento e intercambio de disparos, quedando momentáneamente las posiciones de los contendientes tal como refleja la imagen.

Los rebeldes no consiguen reorganizar a sus unidades, aunque siguen teniendo la iniciativa.
En las casas de la zona sureste, dos escuadras de “Tigres” intentan asaltar una de las posiciones de los lealistas, que aguantan el tipo y consiguen eliminar a una de las unidades asaltantes.

Varios rebeldes saltan de un todoterreno para cubrirse entre los restos de vehículos que hay cerca de la otra posición lealista en la zona sur.
Son batidos y desorganizados antes de poder ponerse a cubierto, pero han revelado la posición exacta del escondite de los lealistas.

Los mercenarios sudafricanos que acompañaban el convoy del régimen abren fuego sobre el otro vehículo de los rebeldes para impedir que este ataque la posición de sus compañeros. Pero no tienen el suficiente acierto para conseguirlo.
En contra de lo deseado, desde el vehículo responden al fuego de los sudafricanos, dejándolos desorganizados.

Los lealistas siguen batiendo el vehículo que había quedado desorganizado, aunque sin lograr dejarlo fuera de combate.

Bajo el fuego de una PKM, los lealistas empiezan a sufrir sus primeras bajas. Situación que aprovechan las tropas rebeldes para situarse en posiciones de asalto.
Aquí vemos la situación en estos momentos.

Los rebeldes no consiguen recuperar a varias de sus unidades mientras que los sudafricanos vuelven al orden de combate.

Tras añadirse más hombres al asalto, la primera posición lealista en el sur cae sin contar bajas entre los “Tigres de Katiba”.

Los repetidos disparos sobre el vehículo de los rebeldes hace que sus ocupantes finalmente lo abandonen.

Hay diversos intercambios de disparos mientras que las unidades rebeldes intentan alcanzar mejores posiciones para atacar a sus enemigos.
Todo se resuelve con alguna baja entre los primeros y la desorganización de los defensores de la posición lealista que queda en el sur, y que ahora está a merced de un posible asalto por parte de los rebeldes.

Los rebeldes consiguen reorganizar alguna de sus unidades mientras que aquellas que no lo consiguen se retiran a zonas algo más alejadas de los disparos.

Unidades rebeldes atacan la posición lealista del sur, evitando por el camino el fuego de los mercenarios sudafricanos. Eliminan a los desorganizados defensores de la posición y, ante la sorpresa de todos, encuentran escondido al mismísimo Coronel Gaddafi.

Ahora el único objetivo de las tropas lealistas es rescatar al Coronel a cualquier precio.

Un ataque de un francotirador lealista causa bajas en una de las unidades rebeldes que porta una ametralladora PKM.

Los rebeldes se repliegan para defender la posición donde tienen al prisionero mientras las unidades lealistas se agrupan para intentar un golpe de mano.

Desafortunadamente para las unidades sudafricanas, el fuego de una ametralladora montada sobre un vehículo cercano las desorganiza.

Un asalto termina con los mercenarios sudafricanos. Los lealistas no tienen suficientes efectivos sobre el terreno para liberar al Coronel Gaddafi.
Las tropas rebeldes han dado un golpe definitivo al curso de la guerra civil en Libia.

Conclusiones, quejas y lloros
En este escenario la colocación de las fichas de evento (Gaddafi, francotirador y dos señuelos) es determinada por el jugador que lleva al bando lealista, pero al jugar el escenario en solitario he decidido colocar las cuatro fichas de manera aleatoria en posiciones defendibles y sin conocer su contenido.

El azar ha querido que la ficha de Gaddafi haya aparecido en una de las posiciones más al sur, donde había sido rodeada por las tropas rebeldes. Esto ha hecho que el escenario haya concluido algo antes de lo previsto, pero le ha dado una buena carga de emoción e incertidumbre.
Además, pudiendo escoger diferentes despliegues y posiciones para las fichas de evento, le da al escenario una buena dosis de rejugabilidad.

En cuanto a la partida en si misma y las unidades en liza comentar que con pocos líderes sobre el mapa y con un nivel de moral de las unidades bastante pobre en general, se hace difícil recuperar a aquellas que quedan desorganizadas y casi no hace falta volver a preocuparse de las mismas si quedan en campo abierto.
Los vehículos todoterreno con sus ametralladoras son unas buenas plataformas de fuego, y en este caso concreto quizá debería haber intentado hacer un mejor uso del RPG-7 de que disponía el bando lealista para intentar acabar con alguno más de estos vehículos, y que a la postre les ha dado la partida a los rebeldes al desorganizar a los mercenarios sudafricanos, que son una de las unidades más decentes del escenario.

Interesante y entretenido escenario que merece repetirse.

World at War / Nations at War Solo Assistant [Lock ‘n Load Publishing]

Hoy vengo a hablar de este módulo que acabo de recibir y que tal como su título indica (World at War 85 / Nations at War Solo Assistant) nos va a servir para poder jugar en solitario cualquiera de los títulos que pertenecen a estas dos series; también los de la serie World at War original, añado.

Esto es así porque estas dos series comparten escala y unas mecánicas muy similares, lo que hace a este asistente para el juego en solitario apto para las mismas. Debo decir que el sistema de activaciones sacando fichas (o con cartas en su versión actual) de estos juegos los hace francamente amigables para el juego en solitario, pero este módulo le añade un paso más al tema.

El sistema en solitario ha sido desarrollado a partir de la licencia del sistema en solitario del Conflict of Heroes, que inicialmente se hizo pensando en el Lock’ n Load Tactical, y que con los cambios adecuados se ha podido implementar para estas otras dos series de juegos.

Vamos a ver primero cual es el contenido de este módulo, que a primera vista se nos puede antojar escaso, ya que el material apenas ocupa sitio en la caja; espacio, todo sea dicho, que aprovecharé para guardar otro material de estas series que está muy apretado, o directamente fuera de las cajas de los títulos que poseo.
Pues bien, los componentes, que podemos ver en la imagen, son un manual de unas 25 páginas, una hoja de ayuda impresa por las dos caras y 66 cartas de tamaño tarot, y que se pueden proteger con fundas de 70 x 120 mm, que les ajustan perfectamente.

En la hoja de ayuda tenemos por un lado unas tablas que nos indica las posibles acciones a realizar si a través de las cartas tenemos que ejecutar una acción de reacción tanto ofensiva como defensiva, o si tenemos que ejecutar las condiciones de victoria.
Por el otro lado tenemos una explicación de las secciones en que están divididas las cartas, la tabla que nos indica el orden de asignación de prioridades en las cartas, un resumen de la secuencia de turno con las referencias a los apartados de las reglas de los sistemas mencionados, y la explicación de la regla opcional de barajar el mazo de cartas cuando salga un icono en las cartas y se supere una tirada de dados.

El manual, que no llega a las 30 páginas nos explica con detalle los pasos a seguir para poder utilizar este asistente e integrarlo en la secuencia de juego en los títulos de la serie, complementándolo con un ejemplo también detallado donde vemos de forma práctica el manejo de las cartas a lo largo de un turno de juego.

Las cartas son de tamaño tarot como comentaba, y de una calidad bastante buena a mi entender. En el reverso se puede ver la imagen que identifica a este módulo, y que sirve de portada en la caja de juego, y en el anverso de las mismas tenemos las secciones, iconos y texto que nos indicará cual es la orden que debemos ejecutar, si es que se dan las condiciones para poder hacerlo.

Hasta aquí el material que contiene el módulo, y ahora voy a explicar con más detalle cual es el uso que se le va a dar.

Antes de empezar a jugar debemos determinar la postura (ofensiva o defensiva) del bando que vaya a ser autónomo, y a partir de aquí construiremos el mazo de juego.
De las 66 cartas, 30 son comunes a ambas posturas, y del resto, 18 corresponden a cada una de las opciones. De estas cartas debemos seleccionar 12 al azar, que se integrarán en un mazo con las 30 cartas comunes, y que es con el que jugaremos.
El manual nos ofrece la opción de aumentar o disminuir la “habilidad” del comandante enemigo añadiendo o sustrayendo 6 cartas de la postura ofensiva o defensiva. Una variante con la que podemos experimentar si el juego se nos pusiera demasiado fácil o difícil.

Una vez iniciamos la partida, cuando le corresponda activar a una de las formaciones que maneja el asistente en solitario, sacamos una carta y seguimos las indicaciones de la misma para ver si se puede cumplir alguna de las órdenes asignadas.
En este caso, el manual también nos ofrece una variante. Podemos elegir aplicar esta carta a toda la formación, dando una sensación de más homogeneidad en el mando, por decirlo de alguna manera, o sacar una carta nueva, y con ello otra secuencia diferente de posibles acciones, para cada unidad o apilamiento de la formación activada.
Esta segunda opción puede llevar algo más de trabajo, pero más que eso, quizás puede presentar una diferencia entre las acciones que ofrece cada carta bastante acusadas y bien parezca que cada unidad opera de forma libre y no como formación. Esto es lo que apunta la nota de diseño del manual; personalmente no puedo afirmar que así sea, o sea mucho o poco ya que todavía debo probarlo, pero bueno, nos ofrece otra opción para desarrollar las partidas de estos sistemas.

La mecánica de uso de las cartas no es nada complicada. En función de la distancia al enemigo de la unidad que se active, se marca una prioridad de activación. Con esta prioridad se consulta la posible secuencia de acciones que se pueden realizar, y si no se cumplen las condiciones necesarias se va descendiendo por las acciones principales y por las secundarias hasta que encontremos una acción que si se puede cumplir.
Si no se puede realizar ninguna acción, la unidad activada se queda sin actuar, quedando así con la posibilidad de realizar fuego de oportunidad durante la activación del jugador.
El fuego de oportunidad se resuelve de una manera parecida; si una unidad está en disposición de realizarlo se saca una carta, y si en la prioridad que nos marca la distancia al objetivo hay una acción de fuego, se dispara, y si no, no. Así por cada hexágono en que se de esta circunstancia. Sencillo.
Las misiones de artillería se manejan de una forma parecida al inicio de cada activación si la formación dispone tanto de piezas sobre el tablero, como si tiene misiones fuera del tablero.

El sistema intenta cubrir la mayoría de posibilidades de acción, pero el jugador tiene siempre la potestad de decidir algunas de las acciones a realizar, o de obviar totalmente la acción que presenta la carta si considera que podría ser excesivamente perjudicial para el sistema o si fuera incoherente con la situación de juego.

Un sistema que no es nada complicado y al que personalmente espero sacarle mucho partido, ya que poseo diversos títulos de ambas series, así como expansiones, tanto oficiales como no, totalizando un muy buen número de escenarios. Veremos como responde.

Escapada a Normandía #3 – Sectores Estadounidenses

En esta entrada voy a repasar todos los lugares que visitamos en la zona del desembarco de las tropas norteamericanas. En cada pueblo se puede encontrar un recordatorio de alguna acción, una foto de alguien o algún pequeño museo con referencias al desembarco del 6 de Junio de1944; es una zona donde uno se puede perder entre la infinidad de cosas que se pueden visitar, pero aquí voy a mostrar, como decía, algunos de los lugares más significativos o conocidos del sector.
La visita la realizamos en una excursión organizada, que nos llevó prácticamente todo el día, pero con la que pudimos ver muchas cosas, aderezado todo con un montón de explicaciones y anécdotas.

Batería de Longues-sur-Mer
Propiamente, este emplazamiento podemos considerar que pertenece al sector británico del desembarco, pero está a muy poca distancia de Bayeux y es un buen punto de partida para iniciar las visitas.

Esta batería consta de cuatro búnkeres con cañones navales de 150mm. Tres de ellos están bastante bien conservados y el cuarto está destruido (aunque se mantiene así en su emplazamiento). En su momento todavía no se había terminado la construcción del búnker de mando de la batería, por lo que esta no estaba operativa a plena capacidad.

En esta primera imagen podemos ver uno de los mencionados búnkeres,

Desde la posición del segundo emplazamiento, vemos una perspectiva general de los otros búnkers de la batería.

En esta fotografía vemos las aguas del Canal de la Mancha desde la posición de los cañones; el búnker de mando debería haber estado en el lado izquierdo de la foto cerca de la línea de costa.

En las imágenes siguientes se ve una vista más general de la batería desde el frente y el detalle de una de las piezas desde dentro del búnker.

Omaha Beach
Estas primeras imágenes de la playa de Omaha están tomadas desde el sector Fox Green, en el extremo este de la playa.

Aquí podemos ver una imagen de la playa en su totalidad, en la que podemos apreciar la forma de media luna que tiene y que desde el punto de vista defensivo es ideal para tener fuego cruzado desde diversos emplazamientos bien situados.
La fotografía fue tomada sobre las 9 de la mañana, y podemos ver como la marea está alta y llega hasta el muro de piedra.

Esta imagen muestra el sector más oriental de Omaha, Fox Red al fondo; entre las casas, a la derecha de la fotografía se ve el búnker de una pieza del 88 que estaba orientada hacia el interior de la media luna y que formaba parte del WN61.

Aquí se ve con más detalle la posición del emplazamiento. A la derecha se puede apreciar una pequeña posición fortificada, que era el emplazamiento para un mortero.

En esta imagen se ve más de cerca el muro de guijarros y se aprecia la fuerza del oleaje.

Aquí podemos ver, o intuir detrás de la vegetación, la salida E-3 hacia Colleville. En la zona derecha de la foto, se puede apreciar un obelisco, que es uno de los monumentos conmemorativos que encontramos por la zona, y que está situado en lo que era la posición del WN62.

Ahora nos vamos justo al otro extremo de la playa, en el límite del sector Charlie y el sector Dog Green, y la zona de Vierville-sur-Mer y la salida D-1. En este punto se erigió el Memorial de la Guardia Nacional, en la posición del WN72.

En la fotografía vemos un monumento que representa la camaradería de los soldados, ayudando a los compañeros heridos bajo el fuego enemigo.

En esta imagen se ve el búnker que contenía una pieza de 50mm y los restos de lo que fue el Mullberry de Omaha, destruido en su casi totalidad por una tormenta el 19 de Junio.

Aquí vemos con más detalle el Memorial de la Guardia Nacional, en cuya parte inferior está el búnker del otro 88 que defendía este extremo de la playa.

En esta foto se aprecia la perspectiva y el alcance posible desde esta posición sobre las unidades que desembarcaban en la playa.

Cementerio Americano de Colleville-sur-Mer
A muy poca distancia de la salida de Colleville que hemos visto antes se erige el cementerio americano. Inicialmente estaba situado en la misma playa, pero su situación no era adecuada por las condiciones del terreno y se trasladó a su ubicación actual, sobre los acantilados que dominan la playa.

Aquí vemos una visión general del interior del cementerio,

En las siguientes imágenes vemos el Jardín de los desaparecidos, donde en sus muros están los nombres de todos aquellos cuyos restos no fueron encontrados (si en algún momento se llegan a identificar algunos restos, se coloca un punto junto al nombre en la pared), y el monumento de la entrada principal del cementerio.

A ambos lados de este monumento encontramos dos murales que representan las operaciones en la cabeza de playa y las que se realizaron en Europa hasta el fin de la guerra.

aquí tenemos una vista de la disposición de las cruces, cuya cara donde está grabado el nombre del caído está orientada hacia “casa”…

En esta imagen tomada desde el mirador que hay en el cementerio, vemos la línea de la playa, y en la parte inferior se aprecian unos indicadores con la posición y la distancia a diversas localidades tanto de Inglaterra como de la costa francesa.

Pointe du Hoc
Vamos a visitar ahora la posición donde estaba una batería de seis cañones franceses de 155mm y gran alcance, que estaban montados sobre estructuras giratorias y permitían dar apoyo a cualquier zona de la costa situada hasta casi 20Km.

En esta primera imagen vemos los restos de uno de los emplazamientos de artillería.

y en esta otra fotografía una de las posiciones defensivas, en cuya parte superior se montaba una ametralladora pesada MG-42.

Desde la parte superior de una de las casamatas tenemos la vista de los cráteres producidos por el bombardeo aéreo y naval, que son enormes. En último plano se aprecia el monumento en recuerdo de la acción de los Rangers al tomar esta posición.

otra imagen donde se ve otro de los emplazamientos de la piezas de artillería y los cráteres de los bombardeos.

En esta fotografía se puede apreciar el porqué de la importancia de esta posición. El pequeño punto blanco en el centro de la imagen es el edificio que hoy alberga el Museo del Desembarco de Utah Beach, en el punto donde se produjo el desembarco de los norteamericanos. Como vemos, la posición es óptima para bombardear a cualquier fuerza de invasión que se sitúe en ese sector.

Aquí vemos el texto del memorial de los Rangers y la roca que está justo en la punta de los acantilados.

En la imagen se puede apreciar la altura que tuvieron que escalar los soldados americanos hasta llegar a la zona de la batería.

esta es otra vista de los acantilados de Pointe du Hoc. A apenas 5Km tras estas paredes está la playa de Omaha, posición perfectamente al alcance de las piezas de la batería.

Y para finalizar, una vista desde el interior del búnker de mando y observación de la batería.

Utah Beach
Vamos ahora a la otra playa del desembarco morteamericano. Aquí hubo bastantes menos dificultades que en Omaha aunque las corrientes desviaron a las tropas hacia una zona que no estaba prevista para desembarcar.
Aquí vemos el cartel que nos da entrada a la playa.

En esta imagen vemos lo que sería una parte del Museo del Desembarco (el puntito que se veía desde Pointe du Hoc), que está situado sobre lo que era el WN5. En primer término vemos un Sherman Firefly.

Aquí tenemos una vista general de la playa con la marea baja. Se aprecia que la superficie es totalmente plana y despejada.

y aquí tenemos la imagen inversa, con los acantilados de Pointe du Hoc al fondo,

como nota curiosa, mirando en dirección a Cherburgo, tenemos a no mucha distancia las islas-fortaleza napoleónicas de Saint-Marcouf, donde vemos claramente las mencionadas fortificaciones.

En la zona de Utah también tenemos diversos monumentos y memoriales, entre los que podemos destacar el monumento que representa la lancha de desembarco Higgins,

el dedicado a la Marina de los U.S.,

o los (de izquierda a derecha) monumentos a la 90 división de Infantería, el Monumento Federal de los Estados Unidos o el de la 1ª Brigada Especial de Ingenieros.

Sainte-Mère-Église
Dejamos atrás las playas y vamos a visitar algunos de los lugares donde intervinieron la divisiones aerotransportadas.
Empezaremos con Sainte-Mère-Église, donde en su plaza principal vemos la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en cuya torre tenemos colgado al paracaidista de la 82 Aerotransportada, John Steele.

aquí vemos una imagen más cercana de la figura que representa al paracaidista.

En esta imagen podemos ver el interior de la pequeña iglesia, y en las dos siguientes fotografías, dos de las vidrieras de la misma, donde aparecen representados los paracaidistas y diversos de sus escudos y emblemas.

De nuevo una vista de la iglesia y la plaza donde se ubica.

Justo en el otro lado de la plaza encontramos el Airborne Museum, que como su nombre indica está dedicado a las fuerzas aerotransportadas. A través de diversos espacios encontramos todo tipo de material y recreaciones de las acciones que tuvieron lugar en las tempranas horas de la invasión aliada. Incluso podemos ver un planeador o un C-47 en todo su esplendor.

Estas dos imágenes recogen la representación de la famosa escena, justo antes de iniciar la operación, donde Ike arenga a los paracaidistas americanos, y todo ello con un C-47 real, como decía antes,

En esta fotografía vemos una pieza de artillería aerotransportada, y podemos apreciar la peculiaridad de su diseño, para facilitar su transporte y despliegue por parte de los paracaidistas y tropas de planeadores.

Aquí vemos una muestra de uniformes y equipo de salto.

y en estas imágenes una colección de los diferentes modelos de armas usados tanto por los norteamericanos como por los alemanes.

La Fière
A algo menos de dos kilómetros al oeste de Sainte-Mère-Église se encuentra el río Merderet y el puente de La Fière, donde se produjo una dura lucha a lo largo de tres días por el control del puente y el camino elevado que abría un paso hacia el interior de la Península de Cotentin.

En esta primera imagen vemos a un grupo de vacas normandas paciendo plácidamente a orillas del Merderet.

a un tiro de piedra del pequeño puente que fue objeto de la lucha.

En esta vista más general podemos imaginar la situación, teniendo en cuenta que todo el terreno a ambos lados de la carretera que va desde la línea del río hasta la altura de la pequeña capilla que se ve en la parte derecha de la imagen, estaba completamente anegado debido a las inundaciones que habían provocado los alemanes.
Así que este camino y el puente intacto, eran unas delas pocas vías accesibles para avanzar hacia el oeste y cortar la península.

En esta misma zona encontramos diversos monumentos y memoriales, destacando especialmente el dedicado al General Gavin, que estuvo al mando de la fuerza operativa de la 82 Aerotransportada en la zona.
En la foto apreciamos el monumento, y en la siguiente imagen el pie de la estatua, donde se puede leer una descripción de la acción junto con los datos de bajas y condecoraciones otorgadas.

En esta foto vemos la placa en recuerdo del soldado Charles DeGlopper, que recibió la Medalla de Honor de forma póstuma al haber resistido en solitario un asalto de las tropas alemanas, atrayendo su atención para que el resto de su unidad pudiera retirarse y recomponer sus líneas de forma segura, y causando un elevado número de bajas al enemigo antes de que acabaran con él.

Angoville-au-Plain
Esta es una pequeña aldea a apenas un kilómetro al noreste de Saint-Còme-du.Mont, donde dos médicos del 501PIR de la 101, Kenneth J. Moore y Robert E. Wright, establecieron un puesto médico en su iglesia.
A apenas unos metros se producían combates entre los paracaidistas norteamericanos y los granaderos de la 91 Luftlande, cambiando la localidad de manos varias veces durante el enfrentamiento. Los sanitarios estadounidenses atendieron hasta a 80 combatientes de ambos bandos y un niño de la aldea, de los que solo perdieron a dos debido a la extrema gravedad de sus heridas. Imponían como condición para entrar que las armas se dejaran fuera de la puerta de la iglesia, condición que fue respetada por todos los contendientes.

En esta fotografía vemos una vista de la iglesia, que comparte el mismo estilo de construcción normando de la que hemos visto antes en Sainte-Mère-Église, y que podemos encontrar por toda la zona. En el pequeño cementerio que hay al lado de la iglesia está enterradas parte de las cenizas del difunto Robert E. Wright.

En esta imagen vemos el memorial en recuerdo de los dos médicos.

Aquí vemos el interior de la pequeña iglesia,

Una vidriera que conmemora la acción de los paracaidistas americanos,

y uno de los bancos de la iglesia donde se puede apreciar todavía las manchas de la sangre que empapó la madera en el lugar donde se atendió a los heridos.

Y hasta aquí el viaje a Normandía, que disfrutamos mucho, y cuya crónica espero que también os haya gustado y sido de interés.

Escapada a Normandía #2 – Caen

CAEN

Caen ya es una ciudad importante y de considerables dimensiones comparada con Bayeux, ciudad donde estábamos alojados. En apenas veinte minutos en tren se puede llegar a Caen mediante cualquiera de los trenes regionales o intercities que circulan por la línea entre París y Cherburgo.

Caen tiene un patrimonio cultural importante para visitar, incluyendo su centro histórico, la Abadía de los Hombres, la Abadía de las Damas, el Castillo de Caen, la Iglesia de San Pedro o la Casa de los Quatrans, por mencionar algunas cosas. Además tenemos el Memorial de la Paz de Caen, del que veremos más detalles posteriormente.

En función de lo que uno se entretenga creo que la ciudad da para una visita de por lo menos un par de días. En nuestro caso fue un viaje de ida y vuelta de un solo día, y solo en el Memorial pasamos más de cuatro horas, así que apenas nos dio tiempo de hacer una rápida visita al Castillo y dar una vuelta por algunas de las calles del centro.

El Castillo de Caen y alrededores
En esta primera imagen podemos ver una vista de la iglesia de Saint-Pierre, que se encuentra justo delante del Castillo, y que está siendo restaurada.

en las siguientes fotografías vemos unas vistas de las murallas, la segunda tomada desde la barbacana de la puerta sur del castillo.

En el interior del castillo hay diversos museos y dependencias para exposiciones, de las que podemos ver algunas en las siguientes imágenes.

En la siguiente imagen, que está tomada desde las murallas del castillo se pueden ver las torres de la Abadía de los Hombres al fondo y la torre del Hospital de la Misericordia en primer término.

Aquí podemos ver una imagen de la Casa de los Quatrans, que es la más antigua de Caen, y en la que reconocemos el típico estilo de construcción normando.

Como decía, no nos dio tiempo a hacer más visitas, así que queda pendiente para otra ocasión…

Memorial de la Paz de Caen
El Memorial de Caen es una visita imprescindible para aquel que tenga interés, ya no en la Segunda Guerra Mundial, sino en la historia del Siglo XX, ya que el museo tiene diversas exposiciones al respecto.
A través de diversas salas se hace un recorrido desde el final de la Primera Guerra Mundial, pasando por el período de entreguerras, con la mención correspondiente a la Guerra Civil Española, y un recorrido cronológico de la Segunda Guerra Mundial tocando todos los frentes y muchos aspectos relativos a las prácticas en la ocupación, uso de la propaganda por parte de los contendientes, la afectación a la población civil o el Holocausto.
En una exposición aparte se puede ver el Desembarco del 6 de Junio, y en otras salas tenemos una exposición sobre la Guerra Fría. También podemos visitar el Bunker de mando del General Richter, quien comandaba la 716 División de Infantería, y que está excavado en la roca debajo del Memorial.
Los jardines que circundan el museo también merecen una visita, que nosotros no hicimos, ya que a pesar de ser el Memorial el objetivo principal de la visita a Caen, también queríamos ver alguna otra parte de la ciudad.
Como comentaba, cogimos la audio guía para hacer la visita, por lo que se dispone de un montón de información relativa a los paneles y vitrinas que nos vamos encontrando a lo largo del recorrido, y por lo que la visita duró más de cuatro horas, aún saltándonos algunas partes de las explicaciones.

Vamos a ver ahora una selección de imágenes de todo el material del que dispone el museo.

Para empezar, vemos una imagen del edificio,

donde en su vestíbulo principal nos da la bienvenida un Hawker Typhoon colgado del techo…

Aquí vemos uno de los paneles dedicados a la Guerra Civil, con las dos corrientes de opinión a favor de uno u otro bando.

En esta imagen tenemos el cartel de la movilización general por parte de Francia ante la invasión alemana de Polonia.

Uno de los carteles de propaganda alemana durante la ocupación de Francia.

En la imagen podemos ver uno de los montajes que se encuentran durante el recorrido y que sirven de marco para ilustrar situaciones del momento, con objetos y reproducciones a tal efecto.

Este cartel nos muestra los crímenes de aquellos que se hacen llamar libertadores; en la siguiente imagen ampliada se puede ver a uno de los integrantes de la banda, que me llamó la atención especialmente…

En esta fotografía podemos ver diversos objetos de la Campaña de África.

Y en esta imagen tenemos material de los submarinos alemanes, con mención especial a la máquina Enigma, que vemos ampliada en la siguiente fotografía.

Esta foto nos muestra diversos objetos pertenecientes a un oficial del Ejército Japonés, entre otros.

Para las siguientes fotografías sobran los comentarios…

Aquí podemos ver diversos carteles de propaganda de todos los contendientes, instando a la población a colaborar con el esfuerzo bélico.

Y aquí el “kit” para el soldado alemán acantonado en el suroeste de Francia…un manual de conversación alemán-francés-español y un preservativo de la época…

En esta imagen tenemos a un Katiusha. En cuanto a objetos de la campaña de Rusia, como curiosidad, había un trozo de pared no muy grande que según el cartel era parte de la fábrica Barrikadi de Stalingrado. Simplemente era un trozo de muro de ladrillos y cemento… así que no lo fotografié…

Aquí vemos un pequeño coche usado por los servicios médicos de la Wehrmacht.

Y en esta imagen tenemos diversos objetos, algunos de ellos rescatados del bunker de la Cancillería; la maleta se indica que perteneció al mismo Hitler.

Ahora pasamos a ver algunas imágenes pertenecientes a la exposición sobre la Guerra Fría. En esta imagen vemos algunos de los sucesos importantes de la época tales como la batalla de Dien Bien Phu o el levantamiento de Budapest en el año 1956.

Objetos sobre la guerra de Vietnam.

Y aquí tenemos un Mig-21, con el que hubo dificultades para hacer que cupiera en la foto, ya que es un avión bastante voluminoso y la sala no era muy grande.

Aquí vemos más vestigios de la Guerra Fría, con el uniforme de las tropas de la RDA,

y unas partes del muro de Berlín, así como el típico utilitario Trabant, también fabricado en la RDA.

Y así damos por finalizado este repaso a la jornada que pasamos en Caen. En la siguiente entrada mostraré varios lugares de interés en las zonas de desembarco y de salto en el sector norteamericano.