La Batalla del Río de la Plata [Naval Thunder]

Este es el primer escenario que nos propone la expansión Bitter Rivals pertenenciente al sistema Naval Thunder, y nos sitúa en una zona cercana al estuario de Río de la Plata durante el amanecer del 13 de Diciembre de 1939.
Los contendientes serán el “acorazado de bolsillo” alemán Graf Spee (crucero de la clase Deutschland), y los cruceros británicos Exeter (clase York) y Ajax junto con el crucero neozelandés Achilles (estos últimos de la clase Leander).

Para jugar este escenario he construido un módulo de Zun Tzu ad hoc, utilizando unas fichas hexagonales que adquirí en formato digital, y que resultan la mar de efectistas, así como un tapiz de mar con hexágonos que iba en el mismo paquete.

La escala escogida representa 1 hexágono = 1 pulgada = 400 yardas, con 4 minutos de tiempo por turno.
El despliegue inicial se puede ver en la siguiente imagen, con el Graf Spee y el Exeter a una distancia aproximada de 18.000 yardas, y con unas 26.000 yardas de distancia entre el crucero alemán y el Achilles y el Ajax.

En estas imágenes podemos apreciar en detalle las fichas de los barcos y su orientación.

Graf Spee

Exeter

Achilles y Ajax

Dentro de las posibilidades que ofrece el juego he decidido realizar la fase de movimiento mediante iniciativa y la fase de fuego de forma simultánea. Así pues, en el Turno 1 los británicos ganan la iniciativa, realizando el buque alemán su movimiento en primer lugar.
A pesar de que las baterías principales del Graf Spee son mucho más potentes que las de los buques británicos y tienen mucho mayor alcance, como primera toma de contacto con este reglamento decido que los barcos vayan al encuentro unos de otros y ver cómo resulta el sistema de combate sin muchos preámbulos (la lógica dictaría que el Graf Spee mantuviera la distancia lo máximo posible mientras martillea a los buques enemigos…).

Así pues, esta es la situación tras el movimiento de todas las unidades, con el Exeter y el Graf Spee a unas 11.600 yardas y ambas naves en disposición de abrir fuego.

En el primer intercambio el buque inglés es el más afortunado, ya que obtiene un impacto sobre su rival, aunque sin penetrar el blindaje y provocando un daño muy bajo.

La batería de 280mm de proa del crucero alemán no tiene el mismo acierto…

Y así llegamos al final del primer turno, ya que no hay necesidad de realizar ninguna acción en la fase final del turno.

Al iniciar el Turno 2 de nuevo vuelven a ganar la iniciativa los británicos, y el Graf Spee realiza su movimiento buscando el mejor ángulo posible para poder disparar con todas sus armas del costado de babor sobre el Exeter, que sigue acercándose. El Achilles y el Ajax siguen en su trayectoria de intercepción sobre el buque alemán, pero todavía están lejos como para poder abrir fuego con sus piezas de 6 pulgadas.

Vemos que en la posición del Exeter hay una ficha; esta nos indica que el buque británico ha hecho un movimiento evasivo durante el turno, con el que intentará dificultar las posibilidades de impacto de su enemigo, sabedor de que el Graf Spee descargará todo su poder ofensivo sobre él inmediatamente.

A una distancia de menos de 9.000 yardas, el Exeter abre fuego consiguiendo dos impactos de sus baterías principales sobre el Graf Spee. Aunque no consiguen penetrar el blindaje del barco alemán, uno de ellos deja fuera de combate una de las baterías de 105mm del lado de babor.
Por su parte el Graf Spee consigue también dos impactos con sus baterías secundarias de 150mm, que dañan el puente de mando y provocan un incendio en el crucero inglés.
Aquí podemos ver los marcadores que lo indican,

En la fase de control de daños los equipos de emergencias del buque británico no consiguen apagar el fuego ni acceder al destrozado puente, por lo que el Exeter seguirá con rumbo fijo mientras no se pueda recuperar el control y el mando del navío.

El Turno 3 empieza con los británicos de nuevo en posesión de la iniciativa. El Graf Spee maniobra en dirección Sur-Sureste para intentar acabar con el Exeter antes de que los otros cruceros británicos lleguen a distancia de fuego. Como comentábamos, el Exeter sigue hacia adelante sin poder cambiar de rumbo, y el Achilles y el Ajax intentan acercarse lo antes posible a toda máquina.

La distancia entre el Exeter y el Graf Spee se ha reducido a apenas 6.400 yardas cuando los dos barcos abren fuego de nuevo.
El Exeter consigue un impacto con sus baterías de 8 pulgadas que penetra el blindaje del crucero alemán, provocando una inundación no demasiado seria por el momento.
El Graf Spee responde al fuego obteniendo tres impactos con sus baterías secundarias de 105 y 150mm, de los cuales dos penetran el blindaje del Exeter destruyendo su batería secundaria de babor y una de sus baterías principales a proa. El buque inglés ha quedado muy tocado.

En la fase de control de daños los equipos de extinción del Exeter consiguen acabar con el incendio de la nave y se recupera una parte de control sobre el puente de mando, aunque no el suficiente para poder ordenar un cambio de rumbo.
Pero es en el crucero alemán donde empiezan los problemas, con el equipo de control de daños incapaz de controlar la inundación, que se agrava y que obliga al Graf Spee a rebajar su velocidad en casi 4 nudos.

En el Turno 4 son los alemanes los que ganan la iniciativa por primera vez. El Achilles y el Ajax siguen acercándose, mientras que el Exeter sigue con su rumbo invariable. El Graf Spee se sitúa con rumbo este hacia la trayectoria de los cruceros ligeros británicos.

La distancia entre el Graf Spee y el Exeter se ha vuelto a reducir hasta las 6.000 yardas, y el Achilles se ha situado a 13.600 yardas, con opción para las baterías principales del crucero alemán, que decide dividir su fuego entre los dos buques.
Lamentablemente, no hay ningún acierto con los cañones de 280mm, aunque las baterías secundarias del crucero germano obtienen tres impactos sobre el Exeter, de los cuales dos penetran su blindaje destruyendo otra batería secundaria y haciendo explotar la Santabárbara, lo que convierte al crucero británico en una gran bola de fuego.
Pero antes de que ocurra esto, dos impactos de sus baterías de 8 pulgadas hacen blanco en el Graf Spee destruyendo una batería de 150mm en el costado de babor, y provocando un fuego y una nueva inundación severa que obliga a perder otros tres nudos de velocidad al barco alemán.

En la fase de control de daños se consigue apagar el incendio en el Graf Spee, pero no se consiguen dominar las vías de agua que hay en el casco del crucero y que van mermando la integridad estructural del buque.

El Turno 5 devuelve la iniciativa a los británicos, con el Graf Spee virando hacia el Norte para ofrecer su costado de estribor a los cruceros ingleses, y que es donde conserva todas sus baterías intactas.
Los buques británicos separarán sus trayectorias para intentar dividir al máximo la potencia de fuego del crucero alemán, y así poder acercarse a distancia para intentar torpedearlo.

El Achilles se sitúa a 10.000 yardas del crucero alemán, mientras que el Ajax está a casi 11.000; desde el Graf Spee se decide concentrar toda la potencia de fuego sobre el Achilles.

Los dos barcos británicos abren fuego sobre el Graf Spee, pero casi al límite del alcance de sus armas, no obtienen ningún impacto sobre el buque alemán.

Por primera vez en lo que llevamos de partida los cañones de 280mm del Graf Spee impactan sobre un barco británico; y el efecto es devastador. Dos impactos que penetran el blindaje del Achilles y que destruyen un montaje de tubos lanzatorpedos a estribor y una batería de 6 pulgadas en la proa, además de producir un daño estructural de casi la mitad de lo que puede soportar el crucero británico sin hundirse. Otro impacto de las baterías secundarias del Graf Spee provoca un incendio también en el Achilles.

En la fase de control de daños, no se puede extinguir el incendio en el Achilles, que se ve agravado por una explosión de la munición de la batería de 6 pulgadas de popa, que queda destruida.
Y en el Graf Spee se sigue sin poder controlar las inundaciones, que están dejando al crucero alemán cada vez en peor estado.

Al quedar solo tres barcos en juego, en el Turno 6 decido tirar la iniciativa de manera individual, quedando el orden de movimiento del turno Achilles-Graf Spee- Ajax.
El Achilles avanza en rumbo de intercepción sobre el Graf Spee, que vira hacia el noreste para situarse en una buena posición de tiro sobre los barcos británicos. El Ajax toma rumbo suroeste para situarse lo más a popa posible de su enemigo.

La distancia entre el Graf Spee y el Achiles es de unas 8.000 yardas, y entre el barco alemán y el Ajax hay apenas 400 yardas más.
El Ajax es el único de los buques británicos con posibilidades de dañar al crucero alemán; dos impactos de sus baterías de 6 pulgadas y uno de las de 4 pulgadas provocan algunos daños menores en el barco enemigo, que aunque no son nada serios vistos de forma individual, sumados al castigo que lleva el Graf Spee acumulado le ponen muy cerca del colapso.

Un impacto de las baterías principales del crucero germano sobre el Ajax destruye un montaje de tubos lanzatorpedos del lado de estribor. El Graf Spee dispara sus baterías secundarias sobre el Achilles, intentando hundirlo con un poco de suerte; pero esta vez no hay fortuna, y un solo impacto que no penetra el blindaje provoca apenas algunos daños.

En la fase de control de daños no se consiguen contener las vías de agua en el Graf Spee, lo que produce más acumulación de daños. En el Achilles tampoco logran extinguir el incendio originado en el turno anterior, añadiéndose más daños al de por si ya maltrecho buque británico.

El orden de iniciativa del Turno 7 es Achilles-Ajax-Graf Spee. Los barcos británicos siguen acercándose para intentar acabar con su presa (por lo menos el Ajax, que es el más entero de los tres), y el Graf Spee, ante lo que se le avecina, intenta realizar un movimiento evasivo para ganar algo de tiempo y confiar en el acierto de sus armas.

La distancia con en Achilles se ha reducido a menos de 5.000 yardas, mientras que el Ajax está situado a 6.000 yardas. El Graf Spee está a distancia de torpedear al Achilles, pero se decide no malgastar los valiosos torpedos en un barco que está a punto de hundirse; se espera que el fuego de las baterías del crucero lo manden a pique finalmente.
Las baterías principales del buque alemán no aciertan al Ajax, mientras que los dos impactos que se obtienen sobre el Achilles tampoco son suficientes esta vez para terminar con el barco británico

Los que si que son suficientes para mandar al fondo del mar al Graf Spee son los dos impactos de las baterías de 6 pulgadas del Ajax, uno de los cuales penetra el blindaje del buque alemán y provoca un incendio que termina definitivamente con el “acorazado de bolsillo”.

En la fase de control de daños, en el Achilles se consigue apagar el incendio que afectaba al buque inglés desde hacía un par de turnos, salvando así al crucero ligero del hundimiento de manera milagrosa.
En esta imagen vemos la situación final de los barcos, incluido el punto donde se hundió el Exeter.

El escenario tiene como vencedor al bando británico, pero muy al límite, ya que el hundimiento del Achilles (ha terminado la partida con solo 4 de los 30 puntos de casco con los que la inició) hubiera producido un empate al no obtener ninguno de los contendientes las condiciones de victoria necesarias para ganar la partida.

Como hemos visto, la táctica aplicada con el Graf Spee no ha sido la ideal ni mucho menos debido a su superioridad para con los barcos británicos, pero se ha podido ver un duelo muy interesante, donde si el crucero alemán hubiera impactado con sus baterías principales sobre el Exeter o si hubiera podido controlar las vías de agua debido a los impactos del enemigo, quizá la partida habría terminado con el crucero llegando a Montevideo.

Aunque algún error he cometido aplicando algún daño secundario, no ha habido ninguna dificultad en el manejo del reglamento y de las reglas opcionales y/o específicas asociadas al escenario; en una o dos partidas más como máximo la cosa estará totalmente controlada.

En cuestión de diversión y entretenimiento, pues he quedado muy satisfecho. Ha sido una partida que se ha desarrollado con bastante rapidez, y a pesar de no ser un reglamento muy complejo, tiene un punto de detalle muy aceptable y con características específicas definidas para cada una de las Armadas en conflicto que te hace disfrutar de su manejo y hace que la forma de jugar deba adaptarse a las doctrinas así como a las características de los barcos que se manejan, teniendo en cuenta sus puntos fuertes y débiles.
Con un buen número de escenarios en el Atlántico, el Mediterráneo y el Pacífico, el juego ofrece entretenimiento para rato; además, no es nada complicado obtener nuevos escenarios históricos y adaptarlos al sistema, así como crear enfrentamientos a puntos.
En resumen; un reglamento táctico naval de dificultad media, muy adaptable a los gustos y preferencias de cada jugador y que tiene el punto suficiente de detalle para generar una buena inmersión. Entretenido y divertido de jugar, y con menos tiradas de dados de las que en un principio se pueda suponer y que no ralentizan el ritmo de juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s