Enemy Coast Ahead : Operation Chastise ( X )

Ataque a la Presa de Eder

Gibson lanza una bengala sobre la zona de la presa para intentar que sus aviones realicen la aproximación de la mejor manera posible.

Será Hopgood el que se coloque el primero en la zona de aproximación lejana, con Maltby siguiéndole a unos pocos minutos. Gibson ha conseguido coordinarse con Rice, aunque todavía tardarán en llegar a la zona del embalse.

La visibilidad no es demasiado buena, y Hopgood decide navegar hasta la zona de circulación cercana a la espera de que llegue alguno de sus compañeros.

En estos minutos, el único hecho destacable es que parece haberse desvanecido la silueta de un caza nocturno alemán que se adivinaba en el horizonte.

Mientras Hopgood sigue volando en la zona de circulación cercana, Maltby hace su aparición en la zona de circulación lejana.

Hopgood lanza una bengala sobre el embalse mientras el avión de Maltby se acerca a su posición; en unos minutos pasarán a realizar su primera aproximación sobre la presa.

A las 01:16 horas Hopgood, escoltado por Maltby, se lanza sobre la presa de Eder.

La aproximación no es excesivamente adecuada, aunque hay espacio para realizar correcciones.

Los disparos de la defensa antiaérea hacen que Maltby deba apartarse de su trayectoria y volver a la zona de circulación, afortunadamente sin daños.

Hopgood continúa hacia adelante, aunque no consigue corregir su velocidad para realizar un lanzamiento certero. A pesar de ello, el artillero del AJ-M consigue silenciar a la defensa antiaérea alemana. Al menos los aviones británicos solo deberán preocuparse de los molestos reflectores que impiden apuntar correctamente al objetivo.

Mientras Hopgood se retira para intentar una nueva aproximación, Maltby lanza una nueva bengala sobre el embalse.

Parece que la visibilidad en la zona está mejorando algo y Hopgood y Maltby se lanzan de nuevo hacia el objetivo, con una muy mala aproximación esta vez. Mientras, Gibson y Rice llegan a la zona de circulación lejana.

Los dos aparatos siguen su camino hacia la presa sin corregir demasiado su trayectoria, y con la única preocupación de eliminar los focos enemigos, cosa que no consiguen por el momento.

Tras un último intento casi encima de la presa, esta vez sí con éxito, los dos aviones vuelven a la zona de circulación cercana donde se encontrarán ya con Gibson y Rice.

Gibson decide que sea el propio Rice el que inicie el siguiente descenso sobre la presa.

La aproximación inicial es muy buena, y el Lancaster continúa hacia su objetivo para intentar rectificar un poco su velocidad.

A pesar de no conseguirlo, Rice decide soltar la mina, ya que considera que las condiciones son más que favorables.

El lanzamiento es un éxito. La mina detona en la base de la presa, aunque los tripulantes de los bombarderos británicos deberán esperar a que se despeje el humo provocado por la explosión para ver el daño que ha sufrido la presa.

Además, el avión de Rice consigue sortear sin problemas el Michelskopf y retorna a la zona de circulación cercana.

La detonación ha dañado la presa, pero no lo suficiente como para abrir brecha. Habrá que conseguir al menos un nuevo impacto.

Hopgood lo intenta de nuevo, pero no realiza una aproximación nada buena, así que decide abortar la maniobra.

Gibson lanza una bengala sobre el embalse para ayudar a la aproximación mientras ordena a Rice que tome rumbo a la base.

Hopgood tiene una nueva oportunidad para el ataque, esta vez con un buen vector de aproximación. Una velocidad perfecta y una altitud mejorable son los parámetros del AJ-M en su camino a la presa.

Sin conseguir corregir la altitud, Hopgood se arriesga a lanzar la mina; tiene la confianza necesaria para pensar que dará en el blanco.

La mina empieza a rebotar sobre la superficie del embalse. Hay un momento en el que parece que se va a desviar de su trayectoria, pero finalmente se hunde pegada a la pared de la presa y detona.

Al dejar atrás la columna de humo y desechos provocada por la explosión, el piloto revoluciona al máximo sus motores y consigue también evitar la colina que esperaba en su trayectoria.

Mientras los pilotos están pendientes de evaluar los daños de la presa, un caza nocturno alemán hace acto de presencia en la lejanía.

Gibson y sus hombres pueden contemplar como una gran brecha se ha abierto en la presa, y miles de metros cúbicos de agua se escapan por ella.

Gibson, y Maltby que pilota el único avión de la primera oleada al que le queda una mina, vuelven a constituirse en un grupo de vuelo e intentarán llegar a la presa de Ennepe (su último objetivo). Hopgood emprende el camino de regreso a casa.

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s