To Save Bastogne [ IV ]

Tras los combates defensivos en los accesos a Bastogne, el resto de la 101 ha completado su despliegue inicial durante las primeras horas de la tarde. Se construyen posiciones defensivas en puntos clave y se destacan algunas unidades de la 10ª División Blindada en dirección a Ortho, localidad donde las tropas de reconocimiento de la 2 Panzer están estacionadas.

En los alrededores de la población de Bertogne, las unidades del KG Cochenhausen realizan una retirada táctica a posiciones más seguras ante el temor de un asalto por parte de unidades norteamericanas, que podría dejar al KG completamente copado.

Será en Longvilly de nuevo donde se producirán las acciones más violentas de la jornada.

Los norteamericanos esperan que se produzca un nuevo asalto a la localidad durante la tarde. Es un cruce de carreteras importante si se quiere controlar las vías de aproximación a Bastogne, y para intentar apoyar la defensa de las unidades del CCR, se ha enviado a otra compañía de ingenieros de camino.
Pero los ingenieros han sido detenidos en una zona de terreno descubierto por el fuego de las tropas de reconocimiento del KG vFallois. Si no consiguen salir de allí se encontrarán en una situación muy complicada.

Desde Longvilly se pide apoyo de artillería para castigar las posiciones alemanas y evitar, en la medida de lo posible, la preparación de un asalto posterior.
Los obuses de 105 mm se tornan más efectivos en su bombardeo de las posiciones germanas…

Las unidades del KG Hauser, que se encontraban en una zona de terreno sin demasiada protección natural, se ven obligadas a abandonar sus posiciones ante la posibilidad de sufrir bajas en tal número, que dejaría a la unidad muy mermada para el combate.

Este contratiempo provocado por la artillería norteamericana hace que las unidades del KG Holtmeyer de la 2ª División Panzer se deban implicar en el asalto a Longvilly.
Se prepara un gran asalto, con las unidades del KG vFallois atacando a los ingenieros estadounidenses, y el KG Holtmeyer asaltando Longvilly.
Estos ataques serán apoyados por casi toda la artillería disponible en el sector. No hay margen para el fracaso; si los morteamericanos consiguen aguantar la posición, las posibilidades de éxito de la operación Wacht am Rhein en su flanco sur se verían gravemente perjudicadas.

La operación tiene éxito en su conjunto, y con muy pocas pérdidas entre la infantería alemana se consigue desalojar a los norteamericanos de Longvilly y destruir a una compañía de ingenieros.
La mala noticia para los atacantes, es que las tropas blindadas del CCR no han sufrido bajas en su retirada, y volverán al combate sin dificultad.

Los alemanes están a apenas 5 millas de Bastogne, pero para llegar hasta allí deberán atravesar las posiciones defensivas de la 101 aerotransportada, lo cual no será una tarea fácil en absoluto.

Cae la noche de nuevo sobre los combatientes. Tras más de un día y medio de enfrentamientos, la situación general apenas ha variado. Los norteamericanos mantienen Bastogne en su poder mientras que las tropas alemanas se ven bloqueadas en su avance.
Los plazos a cumplir para alcanzar el Mosa son muy restrictivos, y no hay fuerzas suficientes para intentar el asalto sobre Bastogne con garantías a la vez que se avanza en dirección a los objetivos prefijados.
El Alto Mando alemán deberá tomar una determinación…

Los norteamericanos han aprovechado la noche para construir más y mejores posiciones defensivas, así como para reagruparse en las inmediaciones de Bastogne.
Todas las piezas de artillería que acompañaban a la 101 están desplegadas, y el 502 PIR está preparado para entrar en acción como reserva de los posibles combates que se pudieran producir.

Bastogne se ha convertido en un bastión casi inexpugnable.

Finalmente, el mando alemán ha decidido trasladar al grueso de sus unidades blindadas al sector norte de Bastogne, dejando a la 26VG División y al KG Hauser la tarea de controlar el perímetro este y los accesos por carretera a la población.

Asimismo, la Panzer Lehr ha desviado al KG von Poschinger hacia el sur, evitando las defensas más meridionales de los norteamericanos, con el fin de que continúe avanzando en dirección al Mosa.

Tras cuatro días de ofensiva, las tropas acorazadas alemanas empiezan a notar los primeros problemas graves de suministros. Las municiones han llegado bien hasta el momento, pero la mayor preocupación está en el combustible. Los transportes todavía no han llegado, y las unidades panzer desconocen cual será la cantidad de la que dispondrán para realizar las operaciones del día 20 de Diciembre.
Mañana será un día clave para el desarrollo de las operaciones…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s