Flash…Thunder! [ II ]

Por la zona desde donde llegaron Hill y sus hombres, aparece un grupo de alemanes guiados por el soldado Asier, que armado de moral lleva a sus compañeros a la batalla.

 

Empieza a reinar la confusión, momento que aprovecha la escuadra de Hill para abrir fuego sobre los servidores del mortero que no los han visto llegar. Los alemanes terminan todos muertos. La escuadra germana que estaba en las cercanías, ante la vista de los fogonazos y el sonido de los disparos y los gritos de los hombres, decide guarecerse en un campo de cultivo tras unos setos.

Esta pequeña zona de bocage se ha convertido en un punto de atracción para los soldados que merodean por la zona. Desde el norte llegan más hombres de la Easy para unirse a Hill y Walker, y con ellos traen una ametralladora del .30.

El sargento Hill y su grupo deciden seguir las órdenes que tenían establecidas y se dirigen hacia su objetivo en dirección este sin darse cuenta de que tras los setos que bordean se escondía un grupo de enemigos. Los alemanes abren fuego, aunque sin causar bajas; los disparos hacen que el grupo se pare en seco y se eche cuerpo a tierra.

Esta circunstacia la aprovecha el grupo de la .30 para buscar una posición en el flanco de los alemanes que disparan desde los cultivos.

A su vez, el soldado Asier está decidido a ganar la Cruz de Hierro esta noche, y se lanza sobre la posición de Walker. Pero unos metros antes de llegar es frenado por las balas de los hombres de la 101 que se han quedado cerca de la posición del norteamericano. Solo ha sido un rasguño, pero lo suficiente para que esa Cruz de Hierro tenga que esperar.

Asier no piensa rendirse, y ocultándose de la vista de los paracaidistas americanos, alcanza la posición donde se encentra Walker herido. Asier termina con la vida de Walker sin contemplaciones.

Mientras el sargento Hill consigue poner en marcha de nuevo a sus hombres, una escuadra alemana portando una MG 42 y acompañada por un sanitario, llega desde el noroeste.

Los recién llegados no saben exactamente a lo que se enfrentan y deciden correr en dirección sur, hacia el camino y unos grupos de árboles donde ocultarse para tomar conciencia de la situación y decidir sus próximas acciones. Se oyen ruidos, gritos, disparos…dicen que hay una invasión…todo es confuso, apenas se ve unos metros más allá de las propias manos…no se sabe quién es amigo o enemigo…

Los alemanes que se guarecían en los cultivos son objeto de los disparos de los paracaidistas de la Easy. Se separan y ocultan entre los sembrados como pueden para evitar las balas norteamericanas, momento que aprovechan el sargento Hill y sus hombres para correr en dirección a un pequeño bosque situado hacia el este.

Mientras el teniente Koch espera la llegada de los hombres que había dejado en el café, observa unas sombras lejanas que se mueven hacia el bosquecillo; sin pensarlo un momento, se lanza a correr en esa dirección junto con sus hombres. Algo le dice que no son amigos…habrá que darles caza.

Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s