Les Partisans -2 [Normandy: the Beginning of the End]

7 de Junio, tras la captura del puente los partisanos van en busca de los refuerzos norteamericanos mientras los alemanes se reagrupan para un contraataque. ¿En manos de quién terminará el puente al final del día?.

Tras una pequeña corrección en la colocación de los overlays (¡¡Gracias Niko!!), iniciamos la jornada vespertina en la zona del puente.
Aquí vemos las posiciones defensivas de las unidades que se han quedado guarneciendo el puente. Los partisanos están al límite de su aguante; veremos cuanto son capaces de resistir a las unidades alemanas de línea.

Los contendientes han empezado a tomar posiciones, aunque de momento no ha habido disparos.
Los alemanes son los que están más cerca de su objetivo, pero los americanos vienen prestos a sostener la defensa partisana.

La compañía del Capt. Hendriks abre fuego sobre la posición de Andre y sus hombres. La potencia de fuego germana es terrible y los partisanos sufren bastantes bajas, pero al límite aguantan su posición en el campo de batalla.

Las formaciones de los Ttes. Winters y DeGlopper avanzan por la zona sur sorteando el bocage, dejando algo rezagadas a sus secciones de armas pesadas.

La compañía del Tte. Piochat dispara también sobre la posición de Andre con toda su potencia de fuego disponible.
Esta vez los hombres de Andre no han podido soportar el golpe de las nuevas bajas recibidas y escapan a la otra orilla del río. Los alemanes han empezado a despejar el camino hacia el puente.

Fournier y los suyos cruzan corriendo el puente y se sitúan en la posición que ocupaba Andre. Van a obstaculizar a los alemanes lo máximo posible para ganar tiempo y permitir a los americanos que puedan reforzar la posición.

Una parte de la compañía del Suboficial Wabersich abre fuego sobre los hombres de Blanchard causándoles una baja, y estos a su vez lo hacen sobre el comandante germano y sus hombres que avanzan entre el bocage, acabando con alguno de sus soldados.

El resto de tropas germanas van acercándose a las posiciones defensivas de los partisanos; mientras, el grupo de Dubois y las compañías del Capt. Ryman y el Sgto. Childs se acercan por el flanco norte del puente.

El Capt. Hendriks ordena disparar sobre la posición de Fournier. Los partisanos sufren nuevas bajas, que quiebran de forma definitiva su moral.
La unidad de Fournier deja de estar operativa para el combate.

Ante las perspectiva de lo que se le puede venir encima, Blanchard ordena a sus hombres abrir fuego sobre la posición de Wabersich esperando poder mantener a raya a los germanos.
Nuevas bajas se suman a la cuenta de la formación del suboficial alemán, que manda al resto de su compañía disparar sobre la posición adyacente al propio Blanchard mientras él se retira a posiciones más seguras.
La descarga de fuego abate a los partisanos en los campos de cultivo. Blanchard y los suyos huyen hacia el otro lado del río, dejando desguarnecida la posición del puente.

El Tte. DeGlopper y parte de sus hombres se apresta tras el bocage para atacar, ya con el puente casi a la vista. A su vez, la unidad del Hpt. Spranz se acerca también a la zona del puente en la otra orilla del río.

Las tropas alemanas y norteamericanas siguen acercándose al objetivo clave, siendo los hombres del Tte. Piochat los que primero ocupan los edificios que están junto al puente.

Dubois y sus hombres se apartan de la acción y se quedan esperando en retaguardia por si se les necesita. El enfrentamiento queda ahora en manos de las unidades regulares de ambos bandos, que siguen acercándose y tomando posiciones para controlar el puente.

Los alemanes abren fuego sobre los hombres del Tte. DeGlopper causándoles diversas bajas. Estos devuelven el fuego, con el mismo efecto sobre los germanos.
Algunas unidades alemanas están empezando a atrincherarse en su orilla del río; les van a poner lo más difícil posible a los americanos obtener una cabeza de puente.

Las unidades de ambos contendientes se posicionan para el enfrentamiento cuando los paracaidistas del Capt. Ryman abren fuego sobre el Suboficial Pavluk, que había vuelto al combate. Las bajas que sufren los soldados de la unidad OST hacen que huyan en desbandada hacia su retaguardia.

Los norteamericanos toman la iniciativa, con el Tte. DeGlopper desplegando toda su potencia de fuego sobre las unidades enemigas situadas en las casas al otro lado del río, y que sufren diversas bajas.

Los alemanes finalizan la construcción de sus posiciones defensivas y abren fuego sobre las unidades paracaidistas que se mueven tras el bocage. Estas responden al fuego, causando bajas entre los propios alemanes.

El Hpt. Hendriks abre fuego sobre la posición que comparte una sección de cal. 0.30 de la compañía de DeGlopper con los partisanos de Andre, que todavía no se han reincorporado a la acción.
El fuego alemán provoca bajas entre todos los combatientes, haciendo que la unidad de partisanos se desintegre como fuerza operativa.

Ambos contendientes siguen ajustando sus posiciones mientras que ninguna de las unidades que estaban desorganizadas consiguen recuperarse. Ni Blanchard ni Pavluk consiguen infundir el valor suficiente a sus hombres para volver al combate.

El Tte. DeGlopper y el Tte. Winters coordinan sus acciones para ablandar las posiciones defensivas del enemigo. Fuego de morteros sobre la posición de Hpt. Hendriks y de armas automáticas sobre las unidades que cubren la salida del puente provocan cuantiosas bajas entre los alemanes, aunque el Tte. Piochet consigue mantener la cohesión de sus hombres y que no abandonen la posición.

El Hpt. Hendriks intenta coordinarse con el Hpt. Spranz, aunque no lo consigue. Así que abre fuego de nuevo sobre las posiciones de los hombres de DeGlopper, causando una baja entre los paracaidistas.

El Capt. Ryman y sus hombres intentan causar más bajas entre los defensores alemanes, pero esta vez se han protegido bien y no hay premio para los norteamericanos.

El Hpt. Spranz hace fuego de cobertura mientras envía a una de sus secciones a reforzar la posición del Tte. Piochat, que se empezaba a debilitar.
La compañía del Cpt. Ryman recibe sus primeras pérdidas.

Por su parte, el Sgto. Childs ve una oportunidad y decide lanzarse al asalto a través del puente…

Desafortunadamente para Childs y sus hombres, los alemanes estaban mejor preparados de lo que parecía, y tras sufrir unas pérdidas abrumadoras se retiran a sus posiciones iniciales, donde intentarán recuperar a los supervivientes.

Dubois no ve muy clara la situación y se empieza a acercar junto con sus hombres a la zona de combate.
Los contendientes están bastante al límite tras los duros intercambios de fuego que se han producido; quien mejor aguante tiene las mayores posibilidades de conseguir su objetivo.

Los alemanes toman la iniciativa de nuevo con el Hpt. Hendriks disparando sobre los hombres de DeGlopper, aunque esta vez sin acierto alguno.

Los norteamericanos no tienen más remedio que intentar ablandar la posición de los alemanes si quieren que un nuevo asalto tenga la más mínima garantía.
DeGlopper y Winters se coordinan para ello. De nuevo fuego de morteros y armas automáticas sobre la primera línea del enemigo mientras los hombres de Winters se sitúan más cerca del río para apoyar.

Los alemanes suman nuevas bajas pero siguen aguantando la posición sin problemas.

El Hpt. Spranz vuelve a hacer rotación de unidades entre su posición y las casas en la orilla de río. Esta ocasión es aprovechada por el Capt. Ryman para dispararles mientras se mueven.
Las bajas son considerables entre los alemanes, pero estos siguen aguantando el tipo en su posición.

El suboficial Wabersich se mueve entre el bocage a una posición desde donde tenga un mejor acceso por si se le necesita en la defensa del puente.
A su vez el Tte. Piochat se prepara para reaccionar ante un posible asalto norteamericano.

Dubois y los suyos se acercan más a la primera línea de combate. Ni el Sgto. Childs, ni Blanchard, ni el Suboficial Pavluk consiguen recuperar la moral de sus hombres.

El Hpt. Spranz transfiere el mando de su sección que ocupa las edificaciones frente al río al Tte. Piochat, y se retira a retaguardia.

El Tte. Winters no puede coordinarse esta vez con DeGlopper, pero ello no es óbice para que no descargue toda la potencia de fuego de la que dispone sobre la posición del Tte. Hendriks.
Pese a sufrir algunas bajas, la moral sigue intacta y mantienen la posición.

El propio Hendriks está tentado de disparar a los norteamericanos, pero indica a sus hombres que se preparen para reaccionar cuando estos intenten cruzar el puente de nuevo.

El Capt. Ryman se lanza al asalto de las posiciones enemigas. El fuego de la unidad de Hendriks les causa bajas mientras se acercan a la posición enemiga. Con ello sumado al fuego defensivo de las unidades que protegen los edificios, los hombres de Ryman sufren muchas bajas y se ven obligados a retirarse.

Los alemanes se mantienen a la expectativa mientras el Tte. DeGlopper intenta también el asalto de la posición enemiga. El fuego defensivo alemán ha disminuido bastante, aunque los norteamericanos reciben una nueva baja. El asalto no se resuelve de manera definitiva y los hombres quedan trabados en combate.

Dado que es el último turno y en este hexágono ya no se podrá realizar ninguna acción que pueda decantar la balanza en el escenario, este se da por terminado.

Conclusiones, quejas y lloros
Pues dado que ninguno de los dos bandos ha controlado el puente y los seis hexágonos adyacentes, el resultado final es un empate.
Empate que los alemanes daban por bueno, ya que era complicadísimo acceder a la orilla norteamericana y arrebatarles el control de los hexágonos de victoria.
Por parte de los norteamericanos, se debía conquistar y mantener el hexágono con edificaciones adyacente al puente para ganar la partida, pero no ha podido ser.

Un asalto directo a través del puente es muy duro y sangriento como hemos podido ver. Además, el fuego de oportunidad y el fuego defensivo alemán han destrozado a las unidades americanas que lo han intentado (aquí lloraré por las bajas tiradas en el fuego alemán y las altas tiradas para la moral norteamericana que me han roto los intentos de asalto…).
Quizás podría haber desplazado a los americanos hacia los lados de esa posición para intentar atacar a las unidades de los flancos y afianzar alguna otra posición y no sufrir las penalizaciones por asaltar a través del puente…

Y gracias a la labor de los partisanos que han frenado a los alemanes lo suficiente en los primeros turnos para poder mantener la posesión de la orilla este sin dificultad. Si los germanos hubieran podido poner pie en la orilla este, todavía hubiera sido más complicada la cosa.
Aquí vemos la importancia de mantener vivos a cuantos más partisanos mejor en el primer escenario de esta mini campaña. Hay que encontrar un punto de equilibrio si es posible, ya que con menos partisanos supervivientes los alemanes lo tienen mejor en el segundo escenario, pero si no se presiona lo suficiente para ganar el primero no habría segundo al que jugar…

Y como nota curiosa, vemos que nos ha tocado jugar con el Tte. DeGlopper, ficha que homenajea al Soldado de Primera Clase Charles DeGlopper, a quien se le otorgó de forma póstuma la Medalla de Honor del Congreso por las acciones realizadas en el puente de La Fiere (lugar que también está representado en el juego en uno de los escenarios) sosteniendo una posición en solitario para que sus compañeros pudieran retirarse, y que quizás no sea un personaje excesivamente conocido al no ser digamos tan “mediático” como otros.
Aquí vemos el monumento en su recuerdo en el lugar de la acción.

En fin, una mini campaña de dos escenarios muy divertida y entretenida de jugar, con un segundo escenario durísimo en función de como se resuelvan las cosas en el primero.
Muy satisfecho con estas partidas…ahora toca probar alguna de las otras campañas de tres escenarios…

Les Partisans -1 [Normandy: the Beginning of the End]

7 de Junio, los partisanos de la zona deciden atacar el puente sobre el Merderet que está en las cercanías de Neuville-au-Plain y que es un objetivo clave para los norteamericanos.

Las tropas que los alemanes tienen guardando esta posición son de segunda fila. Unidades OST con personal traído del frente de Este, mucho del cual forzado a combatir para las fuerzas del Eje, por lo que su capacidad y voluntad combativa puede dejar bastante que desear.

Aquí vemos las posiciones que han tomado estas unidades para controlar el puente.

Los partisanos se acercan a las posiciones enemigas intentando no ser vistos, pero al oeste del río Fournier y sus hombres son detectados. Los alemanes abren fuego, pero sin ninguna consecuencia.

Las posiciones se van cerrando sobre los alemanes, que abren fuego sobre los partisanos que se acercan desde todas direcciones. Los hombres de Dubois y de Blanchard empiezan a sufrir bajas, pero han llegado a una buena posición desde la que asediar a los germanos.

El grupo de Andre inicia un asalto sobre la infantería alemana al este del río, aunque la mayor parte de sus hombres se quedan atrás en el último momento.
Esto resulta en un asalto desastroso, con bajas y una retirada en desbandada de los hombres que acompañaban a Andre.

Fournier también decide asaltar las defensas alemanas, pero tampoco tiene demasiada fortuna. Los partisanos reciben bajas y quedan trabados en combate con los alemanes.

Los hombres de Dubois reciben bajas mientras se acercan a las posiciones enemigas. Por su parte Blanchard decide abrir fuego sobre los germanos, causando una baja.
Aquí vemos la situación actual.

Hay diversos intercambios de disparos entre los contendientes que provocan algunas bajas. Andre vuelve a intentar un asalto a las posiciones enemigas, esta vez con mejor suerte.
Tras desalojar a los defensores de su posición, estos empiezan a huir en dirección a sus líneas.

El Suboficial Pavluk y sus hombres defienden su posición al oeste del río con todo lo que tienen a su disposición. Una parte de la compañía dispara sobre Dubois y sus hombres, aunque sin efectividad, y el resto de la formación continúa con su enfrentamiento cuerpo a cuerpo con Fournier y los suyos.
Enfrentamiento que no se resuelve y les cuesta una baja a los hombres de Pavluk.
El resto de los hombres de Fournier, que habían quedado rezagados, consiguen sumarse a la lucha junto con su jefe.

Blanchard y los suyos se prestan a asaltar a la unidad del Tte. Sirko que estaba en retirada, acabando con parte de la formación alemana.

Fournier y su grupo consiguen expulsar a los alemanes de su posición, pero a causa del fuego de respuesta sufren más bajas y se retiran huyendo.

Dubois y sus hombres se reagrupan y abren fuego sobre la posición de Pavluk, aunque sin causarles daño.
El Tte. Sirko no consigue recuperar al resto de su compañía y Blanchard aprovecha para situarse en las cercanías e intentar un asalto más tarde.
El grupo de Andre se posiciona en unos campos de cultivo protegidos por el bocage, desde donde puede controlar el puente y sus vías de acceso.

Sirko tampoco puede recuperar a sus hombres esta vez, situación que aprovecha Blanchard para asaltarlos y hacer que la unidad germana se desmorone.

El Suboficial Pavluk hace que una parte de la compañía se sitúe cerca del puente detrás del bocage, mientras el resto de sus hombres disparan sobre el grupo de Dubois, los cuales reciben nuevas bajas y sale huyendo.

Los hombres de Andre abren fuego sobre la posición de Pavluk causándoles una nueva baja, lo que hace que la moral de la formación finalmente se venga abajo y huyan del enfrentamiento.

Fournier no consigue reagrupar a sus hombres, y con esta acción finalizan los combates en la zona.

Conclusiones, quejas y lloros
Si miramos las condiciones de victoria del escenario, técnicamente habría resultado en un empate ya que los partisanos no han tomado el control efectivo del puente y todos los hexágonos adyacentes. Pero como estos poseen las únicas formaciones que no están huyendo y no hay ningún alemán en los alrededores del puente, voy a dar la victoria a los partisanos.

Escenario intenso, donde las formaciones de ambos bandos no es que brillen por su calidad o potencia de fuego, salvo alguna excepción, por lo que es complicado mantener la cohesión una vez empiezan a acumular bajas.
Los partisanos no pueden permitirse vacilar en este escenario de 6 turnos y deben lanzarse a por el puente, aunque las MG defensoras suponen un problema a la hora de acercarse, aún no siendo de las más poderosas del juego (el escenario lo he jugado aplicando los nuevos modificadores para las MG de la versión 2.1 del reglamento).
Diversas rutas de acercamiento posibles y la configuración de un terreno muy variado le dan al escenario bastante rejugabilidad en mi opinión.

Y ahora viene lo bueno en su segunda parte, con el contraataque alemán y la defensa del puente apoyada por unidades de la 82AB, a las que los partisanos han ido a buscar.

Como apunte final, decir que el escenario lo he jugado intercambiando los papeles y sin usar el módulo en solitario. Los dos escenarios de los partisanos no están incluidos en el libro de adaptaciones del AitS, pero tampoco creo que supusiera problema alguno su implementación (alguna tirada para despliegues y para entrada en el mapa aquí y allá y poco más). En el escenario siguiente si que creo que usaré al menos las tablas de prioridad de activación para alguno de los bandos, ya que hay bastantes más formaciones interactuando en el mapa).

En fin, a ver como se presenta el final de esta mini campaña de los partisanos y quién se queda con el control del puente…

Game Over [Lock ‘n Load Days of Villainy]

En las cercanías de Sirte (Libia), 20 de Octubre de 2011.

Un dron Predator localiza un convoy de más de 20 vehículos que intenta dejar la ciudad. Identificado como perteneciente a las fuerzas pro Gaddafi, se convierte en un objetivo.
El dron lanza unos misiles Hellfire sobre el convoy, y cuando este intenta reagruparse, dos Mirage pertenecientes a la Fuerza Aérea Francesa lo bombardean.
El ataque llama la atención de las tropas del Consejo para la Transición Nacional que operan en el sector, especialmente de los “Tigres de Katiba” llegados desde Misrata.
El enfrentamiento en tierra se desata.

Las tropas lealistas se han guarnecido en varias edificaciones dispersas por la zona. Algunos elementos del CTN están observando a la espera de refuerzos.

Diversos grupos de hombres se acercan a las posiciones de las tropas lealistas, que abren fuego desorganizando a varios de los elementos atacantes.

Uno de los todoterreno de los “Tigres” intenta situarse en una buena posición de disparo cuando desde una de las casas cercanas suena el fuego de una ametralladora.
Las ráfagas de los lealistas hacen que el vehículo sufra algunos daños y no pueda estabilizarse para disparar.

Se produce algún otro movimiento e intercambio de disparos, quedando momentáneamente las posiciones de los contendientes tal como refleja la imagen.

Los rebeldes no consiguen reorganizar a sus unidades, aunque siguen teniendo la iniciativa.
En las casas de la zona sureste, dos escuadras de “Tigres” intentan asaltar una de las posiciones de los lealistas, que aguantan el tipo y consiguen eliminar a una de las unidades asaltantes.

Varios rebeldes saltan de un todoterreno para cubrirse entre los restos de vehículos que hay cerca de la otra posición lealista en la zona sur.
Son batidos y desorganizados antes de poder ponerse a cubierto, pero han revelado la posición exacta del escondite de los lealistas.

Los mercenarios sudafricanos que acompañaban el convoy del régimen abren fuego sobre el otro vehículo de los rebeldes para impedir que este ataque la posición de sus compañeros. Pero no tienen el suficiente acierto para conseguirlo.
En contra de lo deseado, desde el vehículo responden al fuego de los sudafricanos, dejándolos desorganizados.

Los lealistas siguen batiendo el vehículo que había quedado desorganizado, aunque sin lograr dejarlo fuera de combate.

Bajo el fuego de una PKM, los lealistas empiezan a sufrir sus primeras bajas. Situación que aprovechan las tropas rebeldes para situarse en posiciones de asalto.
Aquí vemos la situación en estos momentos.

Los rebeldes no consiguen recuperar a varias de sus unidades mientras que los sudafricanos vuelven al orden de combate.

Tras añadirse más hombres al asalto, la primera posición lealista en el sur cae sin contar bajas entre los “Tigres de Katiba”.

Los repetidos disparos sobre el vehículo de los rebeldes hace que sus ocupantes finalmente lo abandonen.

Hay diversos intercambios de disparos mientras que las unidades rebeldes intentan alcanzar mejores posiciones para atacar a sus enemigos.
Todo se resuelve con alguna baja entre los primeros y la desorganización de los defensores de la posición lealista que queda en el sur, y que ahora está a merced de un posible asalto por parte de los rebeldes.

Los rebeldes consiguen reorganizar alguna de sus unidades mientras que aquellas que no lo consiguen se retiran a zonas algo más alejadas de los disparos.

Unidades rebeldes atacan la posición lealista del sur, evitando por el camino el fuego de los mercenarios sudafricanos. Eliminan a los desorganizados defensores de la posición y, ante la sorpresa de todos, encuentran escondido al mismísimo Coronel Gaddafi.

Ahora el único objetivo de las tropas lealistas es rescatar al Coronel a cualquier precio.

Un ataque de un francotirador lealista causa bajas en una de las unidades rebeldes que porta una ametralladora PKM.

Los rebeldes se repliegan para defender la posición donde tienen al prisionero mientras las unidades lealistas se agrupan para intentar un golpe de mano.

Desafortunadamente para las unidades sudafricanas, el fuego de una ametralladora montada sobre un vehículo cercano las desorganiza.

Un asalto termina con los mercenarios sudafricanos. Los lealistas no tienen suficientes efectivos sobre el terreno para liberar al Coronel Gaddafi.
Las tropas rebeldes han dado un golpe definitivo al curso de la guerra civil en Libia.

Conclusiones, quejas y lloros
En este escenario la colocación de las fichas de evento (Gaddafi, francotirador y dos señuelos) es determinada por el jugador que lleva al bando lealista, pero al jugar el escenario en solitario he decidido colocar las cuatro fichas de manera aleatoria en posiciones defendibles y sin conocer su contenido.

El azar ha querido que la ficha de Gaddafi haya aparecido en una de las posiciones más al sur, donde había sido rodeada por las tropas rebeldes. Esto ha hecho que el escenario haya concluido algo antes de lo previsto, pero le ha dado una buena carga de emoción e incertidumbre.
Además, pudiendo escoger diferentes despliegues y posiciones para las fichas de evento, le da al escenario una buena dosis de rejugabilidad.

En cuanto a la partida en si misma y las unidades en liza comentar que con pocos líderes sobre el mapa y con un nivel de moral de las unidades bastante pobre en general, se hace difícil recuperar a aquellas que quedan desorganizadas y casi no hace falta volver a preocuparse de las mismas si quedan en campo abierto.
Los vehículos todoterreno con sus ametralladoras son unas buenas plataformas de fuego, y en este caso concreto quizá debería haber intentado hacer un mejor uso del RPG-7 de que disponía el bando lealista para intentar acabar con alguno más de estos vehículos, y que a la postre les ha dado la partida a los rebeldes al desorganizar a los mercenarios sudafricanos, que son una de las unidades más decentes del escenario.

Interesante y entretenido escenario que merece repetirse.